Los bombardeos a hospitales echan más leña al fuego en Siria

  • Decenas de muertos en los ataques a centros médicos Turquía compara a Rusia con una organización terrorista

Decenas de personas -al menos 23 de ellas civiles- perdieron la vida en tres ataques con misiles a tres centros hospitalarios y una escuela en Siria, en Azaz, cerca de la frontera con Turquía, y en la provincia de Idlib. En el bombardeo a la ciudad de Azaz, en la provincia de Alepo, que alcanzó un colegio y un hospital infantil, murieron al menos 14 personas en un ataque con ocho misiles que las autoridades turcas atribuyeron Rusia. En los bombardeos a esa ciudad resultaron heridas además al menos una treintena de personas, según la Asociación Independiente de Médicos, una ONG siria que gestiona un hospital en Bab al Salam, en la frontera sirio-turca.

Además, al menos siete personas perecieron ayer y varias decenas resultaron heridas por otro bombardeo a un centro sanitario apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF) en Marat al Nuaman, en la provincia septentrional siria de Idlib. La ONG, que informó además de que hay ocho trabajadores desaparecidos, señaló que el ataque procedía de aviones rusos o del Gobierno. "Condenamos este nuevo ataque contra una estructura médica, que además parece haber sido deliberadamente dirigido contra la misma", declaró en un comunicado el coordinador general de MSF en Siria, Massimiliano Rebaudengo.

Los bombardeos que alcanzaron el centro sanitario dejaron sin cobertura a miles de personas. No es la primera vez que un centro médico que recibe apoyo de MSF es atacado en Siria. El pasado 5 de febrero, tres personas murieron y otras seis, entre ellas una enfermera, resultaron heridas por un ataque contra el hospital de Tafas, en el sur de Siria y ayudado por la ONG.

También en Marat al Nuaman, otro bombardeo destrozó el Hospital Nacional, en el centro de la ciudad. Al menos dos enfermeras fallecieron por los ataques, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, acusó a Rusia de actuar como una "organización terrorista" en Siria y prometió una dura respuesta. "Si Rusia continúa comportándose como una organización terrorista y forzando a los civiles a huir, llevaremos a cabo una respuesta decisiva", dijo Davutoglu durante su visita a Kiev. "Desafortunadamente los ataques contra civiles continúan en Siria y estos ataques los están llevando a cabo tanto los rusos como grupos terroristas", añadió el primer ministro turco.

La ONU expresó ayer su preocupación por los informes acerca de ataques en escuelas y hospitales en Siria, incluido un centro sanitario apoyado por Médicos Sin Fronteras. "El secretario general está muy preocupado por los informes de ataques con misiles al menos en cinco instalaciones sanitarias y dos colegios en Alepo e Idlib, que han matado al menos a 50 civiles, incluidos niños, y causado múltiples heridos", afirmó el portavoz Farhan Haq.

Esta nueva escalada de violencia se produce sólo unos días después de que en la madrugada del pasado viernes los representantes de 17 países reunidos en Múnich llegaran a un acuerdo para lograr un "cese de las hostilidades" en la guerra que asuela Siria desde hace cinco años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios