Atentado terrorista en Suecia

El terror y el caos toman Estocolmo

  • Un camión arrolla a la multitud en una céntrica calle peatonal dejando cuatro muertos y 12 heridos.

  • Un detenido confiesa la autoría.

Comentarios 1

El caos y el terror se apoderaron ayer de Estocolmo al arrollar un camión a la multitud que paseaba por una céntrica calle peatonal de la capital sueca, dejando cuatro muertos y una docena de heridos. Horas más tarde, la Policía detenía a 40 kilómetros de la ciudad a un hombre vinculado con el ataque y del que no quiso desvelar ni la nacionalidad ni su grado de implicación y que reconoció haber sido el responsable del atentado, según el periódico Aftonbladet.

"Hemos controlado a una serie de personas y hace poco tiempo arrestamos a una en la que estamos especialmente interesados. El detenido coincide con la descripción (del sospechoso buscado), lo que hace que sea de interés para la investigación", declaró en rueda de prensa Jan Evensson, de la Policía de Estocolmo.

El terrorista robó poco antes el camión, que empotró contra una tienda tras los atropellos

Evensson confirmó que la persona había sido identificada y que estaba en las inmediaciones del lugar de los hechos, pero no quiso dar más datos. Según señaló, de momento había sido retenidoy no estaba oficialmente detenido y proseguía la búsqueda de más sospechosos.

"Trabajamos con la hipótesis de que se trata de un delito de terrorismo", declaró el jefe de las fuerzas operacionales de la Policía Nacional, Stefan Hector, que reiteró la recomendación de las autoridades a los ciudadanos de que no se acercan al centro de Estocolmo porque la investigación continuaba en marcha.

"Suecia ha sido atacada. Todo apunta a un atentado terrorista", había declarado en una breve comparecencia previa el primer ministro sueco, Stefan Löfven, que se encontraba al suroeste del país y suspendió su viaje a Gotemburgo al congreso del Partido Socialdemócrata para regresar de forma inmediata a Estocolmo.

Fuerzas policiales fueron movilizadas en toda Suecia para aumentar la visibilidad y la vigilancia de zonas estratégicas, aunque los servicios de Inteligencia mantuvieron el nivel de alerta terrorista 3 en una escala de 5.

El camión se estrelló minutos antes de las 15:00 (13:00 gmt) contra la entrada principal de Åhléns, unos conocidos grandes almacenes en el centro de Estocolmo, en la principal calle peatonal (Drottninggatan), atropellando a varias personas.

La cervecera sueca Spendrups confirmó a medios suecos que el camión siniestrado pertenece a la compañía y que había sido robado este viernes mismo por una persona enmascarada, aprovechando que el conductor estaba descargando mercancía. Al tratar de detener al agresor, el conductor resultó herido.

El tráfico del metro se volvió a reanudar tras varias horas paralizado, al igual que el ferroviario.

Estocolmo quedó en un estado de "caos desacostumbrado", según testigos como Edison Lucas Gutiérrez, un abuelo uruguayo que iba a buscar a su nieto a la ciudad cuando vivió el impacto de un atentado que parece una réplica de otros ataques similares sufridos en Europa en los últimos meses.

"Sentí unos ruidos difíciles de identificar, como de objetos pesados que caían, mucha gente que se para y un camión, mitad en la acera, mitad en la calle", explicó en una conversación telefónica Gutiérrez, de 64 años y con cerca de dos décadas viviendo en Suecia.

"Lo que alcancé a ver desde la esquina fueron dos cuerpos sobre la calle", relataba el uruguayo tratando de reconstruir la escena captada por sus ojos, en la que domina la imagen de "ese camión y esos gritos".

Casi de inmediato lo relacionó con lo que "ya ha pasado en otros lugares", en referencia al atentado de Niza (Francia) el pasado julio, donde murieron 84 personas al invadir un camión de alto tonelaje el paseo principal de esa ciudad, al de diciembre en Berlín, con 12 víctimas, o al de Londres, hace unas semanas, con otros seis muertos.

En todos ellos el arma elegida para cometer el ataque fue un vehículo que un terrorista lanzó contra la multitud y ayer el escenario fue una zona peatonal de la capital sueca, donde se encuentra el centro comercial Ahlens, el principal de Estocolmo.

El atentado se produjo en una zona comercial que la española Irene Domínguez describió en declaraciones "como la Gran Vía" de Madrid, que de pronto quedó inmerso en una situación de miedo colectivo.

La Comisión Europea aseguró que "un ataque contra cualquier Estado miembro es un ataque contra todos", según declaró en un comunicado su presidente, Jean-Claude Juncker.

No hay constancia de víctimas españolas, aunque la Embajada en Estocolmo abrió un teléfono de atención, el 070 304 23 22, si se llama desde Suecia, y el +46 70 304 23 22 si la comunicación se realiza desde el exterior del país nórdico.

Los países vecinos de Finlandia y Noruega reforzaron las medidas de seguridad de inmediato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios