Elecciones francesas

Los candidatos votan entre fuertes medidas de seguridad

  • Los cuatro favoritos en la primera vuelta de los comicios galos depositan su papeleta en distintos puntos del país a lo largo de la mañana.

El candidato socioliberal, Emmanuel Macron, acompañado por su mujer. El candidato socioliberal, Emmanuel Macron, acompañado por su mujer.

El candidato socioliberal, Emmanuel Macron, acompañado por su mujer. / Efe

El candidato conservador a la Presidencia francesa, François Fillon, depositó este domingo su voto en el Ayuntamiento del distrito VII, en el centro de París, entre fuertes medidas de seguridad por la amenaza de un atentado terrorista. Según reveló él mismo, Fillon era uno de los objetivos de los dos supuestos yihadistas que fueron detenidos en Marsella esta semana con planes para ejecutar un atentado "inminente". Por esa razón los artificieros de la policía inspeccionaron antes de su apertura las dependencias municipales en busca de posibles explosivos.

Un Fillon serio y con traje gris depositó su papeleta en la urna a las 11:45 en solitario, pues su esposa, Penelope Fillon, había hecho lo mismo a primera hora en su localidad de Sablé-sur-Sarthe, por la que el candidato conservador ha sido diputado y también su alcalde.

Casi a la misma hora que Fillon, el expresidente francés y derrotado en las primarias Nicolas Sarkozy votó en el Ayuntamiento del distrito XVI de París, acompañado de su esposa Carla Bruni. Sarkozy ha escenificado en los últimos días su apoyo a quien fue su primer ministro de 2007 a 2012, con quien ha mantenido relaciones tirantes desde entonces.

El candidato socioliberal, Emmanuel Macron, favorito en los sondeos, votó acompañado de su mujer en la localidad de Le Touquet, en la costa atlántica del país, donde tiene una casa familiar. Macron, que a sus 39 años aspira a convertirse en el presidente más joven de la historia de Francia, también llegó al colegio electoral en medio de importantes medidas de seguridad.

Vestido con traje y corbata, con el semblante distendido, el candidato se vio obligado a esperar varios minutos en la cola ante la fuerte afluencia de público que se registraba en la mesa electoral pasadas las 10:30. Se da la circunstancia de que la estancia del Ayuntamiento de Le Touquet donde ejerció su derecho es la misma en la que hace diez años se casó con Brigitte, su exprofesora 25 años mayor que él. Fue ella quien depositó primero el voto en medio de una gran expectación mediática y de curiosos, antes de que el candidato hiciera lo propio.

Ministro de Economía de François Hollande entre 2014 y 2016, Macron aparece como favorito para superar la primera vuelta junto con la candidata ultraderechista Marine Le Pen. Sin embargo, los sondeos registran en las últimas semanas un retroceso de las intenciones de voto de ambos, en paralelo a un incremento de las del conservador François Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon. Por ello, los responsables de las encuestas aseguran que se trata de las elecciones más inciertas de los últimos años.

La candidata ultraderechista Marine Le Pen votó en Hénin-Beaumont, en el norte del país. Acompañada del alcalde de la ciudad, Steeve Briois, también del Frente Nacional (FN), Le Pen emitió el voto en medio de una gran expectación mediática. La candidata, que no estuvo acompañada de su pareja, el también eurodiputado Louis Alliot, que es concejal de Perpiñán (sur), sufrió el intento de boicot e un grupo de activistas de Femen.

Una docena de militantes de esa organización feminista se presentó en el colegio electoral con el pecho descubierto y sus rostros tapados con máscaras de Le Pen, de su padre, Jean-Marie, y de los mandatarios ruso, Vladímir Putin, sirio, Bachar Al Asad, y estadounidense, Donald Trump. En el pecho, según retransmitieron los medios franceses, se habían inscrito las palabras Team Marine. El fuerte despliegue de seguridad en el lugar interrumpió rápidamente su acción.

La presidenta del FN ya había sido blanco de las Femen el lunes, cuando una militante irrumpió en el escenario de la sala Zenith de París mientras Le Pen pronunciaba un mitin, o el pasado 1 de mayo, cuando acudieron a un "banquete popular y patriota" organizado igualmente en la capital francesa.

Por su parte, Jean-Luc Mélenchon, el último en votar de los cuatro grandes favoritos, lo hizo en el Ayuntamiento del distrito X de París rodeado por sus principales colaboradores en la campaña. Con una amplia sonrisa, Mélenchon, en apariencia muy relajado, depositó su papeleta en las instalaciones municipales tras haberse convertido en la gran sorpresa con una campaña rompedora que le ha llevado a rozar el 20% en la intención de voto en los sondeos. Al igual que sucediera con el resto de candidatos, la llegada de Mélenchon a la mesa electoral estuvo precedida por fuertes medidas de seguridad.

El presidente de Francia, François Hollande, votó en su feudo electoral de Tulle, en el departamento de Corrèze (centro del país), en unos comicios presidenciales marcados por su renuncia a presentarse a su reelección. Hollande votó minutos después de las 10:00 en un colegio electoral de Tulle, localidad de la que fue alcalde entre 2011 y 2008, y donde cuenta con un fuerte arraigo popular.

El presidente anunció el 1 de diciembre que no tenía intención de concurrir a las urnas para obtener un nuevo mandato, lastrado por sus fuertes índices de impopularidad. La decisión de Hollande supuso un hito en la V República francesa (instaurada en 1958), al convertirse en el primer presidente que renuncia a presentarse a la reelección. "Soy consciente de los riesgos que conllevaría mi candidatura, que no reúne todos los consensos. He decidido no ser candidato a la elección presidencial, he decidido no renovar mi mandato", dijo Hollande, en una solemne declaración televisada desde el Palacio del Elíseo.

El presidente no ha manifestado su apoyo público a ningún candidato, aunque dejó entrever en una entrevista al semanario Le Point que veía con buenos ojos al aspirante socioliberal Emmanuel Macron. Su correligionario y candidato presidencial por el Partido Socialista, Benoît Hamon, que según las encuestas se perfila como el gran derrotado de las elecciones cuya primera vuelta se celebra esto domingo, fue uno de los cabecillas de la llamada facción "rebelde" de los socialistas en el Parlamento, que se enfrentó a varias de las principales iniciativas de Hollande a lo largo de su presidencia. El exministro logró la candidatura en representación del Partido Socialista en las primarias celebradas el pasado mes de enero, en las que derrotó en la segunda vuelta al ex primer ministro Manuel Valls.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios