El detenido en Dortmund es ajeno al atentado

  • El sospechoso es encarcelado por sus lazos con el yihadismo

  • Todas las hipótesis se mantienen abiertas

Policías vigilan el estadio Signal Iduna Park antes del partido de la Liga de Campeones del miércoles pasado. Policías vigilan el estadio Signal Iduna Park antes del partido de la Liga de Campeones del miércoles pasado.

Policías vigilan el estadio Signal Iduna Park antes del partido de la Liga de Campeones del miércoles pasado. / Sascha Steinbach / Efe

Las autoridades alemanas advirtieron ayer de que todas las vías de investigación siguen abiertas tras el atentado del martes contra el autobús del Borussia Dortmund. Al sospechoso detenido, un iraquí de 26 años que presuntamente se adhirió al Estado Islámico (EI) en su país en 2014, no se le han encontrado hasta ahora vínculos directos con el atentado, admitió ayer la Fiscalía federal en un comunicado.

La pista del atentado yihadista se mantiene al margen de lo que ocurra con ese sospechoso, enviado a prisión ya que supuestamente dirigió en Iraq una unidad del EI de diez personas que preparó secuestros, extorsiones y asesinatos.

Ya en Alemania, donde llegó en 2015, siguió manteniendo contactos con miembros del grupo terrorista, según los investigadores.

Pero siguen abiertas otras hipótesis sobre el atentado del martes, desde la autoría ultraderechista a la de la izquierda radical, sin dejar de lado a los hinchas violentos ya que, como recordaban hoy medios alemanes, el director administrativo del Dortmund, Hans-Joachim Watzke, estaba amenazado por hooligans del Leipzig, equipo revelación de la Bundesliga.

Algunos expertos, como el de la televisión pública ZDF Elmar Thevessen, recelaron ya ayer de una autoría islamista, pues los tres escritos encontrados junto al lugar del atentado no concuerdan con el proceder habitual del yihadismo. En ellos se instaba a Alemania a retirar sus aviones Tornado de la coalición internacional que combate en Siria y a cerrar la base de Ramstein (suroeste), la mayor de EEUU en Europa.

Ni el lenguaje ni la vía de comunicación elegida son los habituales en el yihadismo, cuestión que también reconoce el Ministerio del Interior.

Para el titular del Interior de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger, los autores del ataque siguen libres.

Renania del Norte-Westfalia es el estado federado más poblado de Alemania -17,5 millones de habitantes- y también el que más refugiados ha acogido -un 21% de los 1,2 millones llegados al país desde 2015-, en razón de su peso demográfico. Es, también, el land del oeste alemán con más alto porcentaje de población en situación de pobreza o riesgo de exclusión social -un 17,5 %, según un reciente estudio-, una combinación que lo convierte en un polvorín social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios