Elecciones EEUU 2012

Los estadounidenses eligen a su nuevo presidente en una jornada tranquila y con las apuestas ajustadas

  • Los dos candidatos, el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney, siguen hasta el último minuto en campaña recabando apoyos.

Comentarios 6

Millones de estadounidenses acuden desde muy temprano a votar para elegir al presidente del país, en una jornada tranquila y mientras los dos candidatos, el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney, siguen en campaña reclamando apoyo. Ante unas encuestas que reflejan unas elecciones muy reñidas, tanto Obama como Romney rompieron con la tradición de que los candidatos presidenciales descansan el día de las elecciones y lo pasan con sus familias para esperar los resultados.

Los comicios comenzaron en la diminuta aldea de Dixville Notch, en el estado de New Hampshire, cuyos diez vecinos votaron un minuto después de la medianoche con resultado de empate, una muestra más de lo ajustado de los pronósticos.

Obama visitó una oficina de su campaña de reelección en su ciudad adoptiva de Chicago (Illinois), desde donde llamó por teléfono a voluntarios del estado de Wisconsin para agradecerles por "trabajar duro" en su nombre y movilizar a los votantes. Además, quiso felicitar a Romney por su "enérgica" campaña, aseguró que sus seguidores son "tan comprometidos y entusiastas" como los demócratas y agregó que también están "trabajando duro hoy". "Tenemos confianza en que conseguiremos los votos para ganar", subrayó Obama, quien ya había votado por correo en Chicago el pasado 25 de octubre para dedicarse este martes a realizar entrevistas para radio y televisión.

Por su parte, Romney depositó su voto en compañía de su esposa, Ann, en Belmont, cerca de Boston (Massachusetts), donde tienen su residencia familiar. Romney emprendió una gira por las ciudades de Cleveland (Ohio) y Pittsburgh (Pensilvania), donde se reunió con votantes y activistas. El viaje, anunciado el lunes, se produce después de una agotadora víspera de la jornada electoral que llevó a Romney a Florida, Virginia, Ohio y New Hampshire, cuatro de los nueve estados bisagra que podrían decantar la victoria final. Después Romney regresó a Boston, donde tiene su cuartel general, para aguardar los resultados electorales junto a su número dos, Paul Ryan, quien votó en Janesville (Wisconsin).

Romney ha multiplicado sus visitas a Ohio, considerado el epicentro de la contienda y donde Obama mantiene una ventaja dentro del margen de error de las encuestas, pero su campaña rechazó nuevamente que sus giras signifiquen un acto a la "desesperada". "Siempre dijimos que la campaña iba ser muy reñida, pero también que vamos a hacer campaña hasta el último momento como si fuera el primer día", dijo Sharon J. Castillo, una consultora de la campaña de Romney. "Nos sentimos superentusiasmados, y estamos viendo en los estados clave, en la votación temprana y el voto en ausencia, que la participación de la base del partido es muy favorable", agregó.

En Nueva York y Nueva Jersey, donde continúan las tareas de reconstrucción tras el paso del huracán Sandy, las autoridades informaron de que hay una alta participación electoral. Debido a la devastación y la falta de suministro eléctrico en algunas partes, las autoridades en ambos estados permitirán el uso de papeletas provisionales y el voto en otras circunscripciones. En Maryland, un bastión demócrata donde los votantes se pronunciarán sobre polémicas iniciativas como los matrimonios homosexuales -al igual que Washington y Maine-, la ampliación de los casinos y la equidad de las matrículas para estudiantes indocumentados, la participación en las urnas ha sido alta, según las autoridades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios