Al menos 30 muertos, 28 de ellos civiles, en intensos combates en Somalia

  • Otras 50 personas resultaron heridas en los intensos enfrentamientos entre insurgentes somalíes y tropas etíopes en la capital, Mogadiscio

Al menos 30 personas murieron y otras 50 resultaron heridas en los intensos enfrentamientos de las últimas horas entre insurgentes somalíes y tropas etíopes en la capital, Mogadiscio, informaron fuentes oficiales.

Las víctimas mortales son 28 civiles y 2 soldados etíopes que perdieron la vida durante los combates.

Los enfrentamientos se iniciaron el lunes por la tarde cuando las fuerzas etíopes empezaron a lanzar misiles en distintas partes de la ciudad, según contaron algunos testigos a Efe .

Un éxodo masivo de ciudadanos que huyen de la ciudad ha seguido a los choques, mientras las explosiones continuaban esta mañana en algunas zonas del norte de Mogadiscio.

Un asistente médico del hospital Keysaney, Ali Abukar Hassan, explicó a Efe que 14 personas con heridas de pistola fueron ingresadas en su hospital.

El jefe del departamento de Emergencias del hospital Madina, por su parte, confirmó que otros 25 heridos llegaron a este otro centro hospitalario, el más importante de la ciudad.

Por otro lado, también se registraron en las últimas horas fuertes enfrentamientos en la localidad de Baladweyn, en el centro del país.

Fuentes sin confirmar de la región dijeron a Efe que decenas de soldados gubernamentales y milicianos murieron en los choques.

Y, mientras se extiende la escalada de violencia, en el sur de Somalia se vive un empeoramiento de la crisis humanitaria, después de que Médicos sin Fronteras (MSF) haya sus actividades en la región.

Tres trabajadores de esta organización humanitaria fueron asesinados ayer durante un ataque con una bomba en la carretera, en la ciudad portuaria de Kismayo.

Las víctimas eran un doctor francés, un keniano y el conductor somalí. Además, un periodista somalí también resultó muerto en el mismo incidente.

"La única ayuda que teníamos era la asistencia de MSF, no hay otra agencia aquí», dice Habibo Ali Sade, madre de 6 hijos, que tuvo que huir de Mogadiscio y vive ahora en un campo de desplazados en Kismayo.

Somalia ha entrado en otro año de violencia, después que los enfrentamientos durante el 2007 dejaran unos 6.000 muertos y 600.000 desplazados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios