La oposición acusa a Al Asad de romper la negociación por la paz

  • La cumbre de Ginebra queda en entredicho mientras el régimen celebra el cerco a Alepo

Comentarios 4

La oposición siria ve complicado su retorno a las negociaciones en Ginebra, suspendidas hasta el próximo día 25, por los bombardeos rusos, entre otros motivos, mientras que el régimen celebró ayer sus recientes victorias contra el "terrorismo" en Alepo. "Hay pocas esperanzas de que regresemos a Ginebra. Es complicado que triunfe este proceso de negociación por la continuación de la ocupación rusa e iraní en Siria", dijo uno de los miembros de la delegación opositora en Ginebra, Haizam Maleh, dirigente de la Coalición Nacional Siria (CNFROS).

Rusia e Irán son los dos principales aliados internacionales del régimen de Bashar al Asad: la aviación rusa realiza una campaña de bombardeos en el territorio sirio desde septiembre, mientras que la república islámica ha enviado a combatientes y expertos militares que colaboran con los soldados sirios. Maleh adelantó que este fin de semana se reunirá el comité político de la CNFROS, que es el principal integrante de la Comisión Suprema de las Negociaciones, la alianza opositora encargada de negociar en Ginebra, para evaluar los resultados de la primera fase de la conferencia. En opinión del veterano opositor, "el régimen no está listo para dialogar y Rusia lo apoya en su postura".

"¿Cómo vamos a volver a sentarnos a negociar si continúan los bombardeos rusos en Siria que han matado a más de 2.000 civiles y destruido infraestructuras como hospitales", lamentó.

Maleh reiteró que para dialogar primero debe "construirse la confianza" entre ambas partes y adoptarse medidas como el fin de los bombardeos a civiles, la entrada de ayuda humanitaria a las ciudades asediadas y la liberación de los prisioneros.

Coincidiendo con la presencia de las delegaciones del Gobierno y la oposición en Suiza, las fuerzas armadas sirias, apoyadas por la fuerza aérea rusa, lanzaron el pasado lunes una ofensiva en el norte de Alepo, donde arrebataron el control de varias poblaciones al Frente al Nusra, rama local de Al Qaeda, y sus aliados.

El Ejército rompió el miércoles el cerco en torno a los pueblos de mayoría chií de Nubul y Al Zahra, rodeados desde hace más de tres años y medio por las facciones armadas. Durante la jornada de ayer, un grupo de comandantes castrenses, acompañados por milicianos de la organización chií libanesa Hezbola y de miembros de la Guardia Revolucionaria Iraní accedieron a esas poblaciones, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En un comunicado, el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores criticó la postura de EEUU y Francia, que censuraron los bombardeos y la ofensiva en Alepo, y afirmó que el pueblo de Siria, mano a mano con el Ejército, está resuelto más que nunca a continuar su lucha contra el terrorismo. Además, aseguró que su Ejecutivo está comprometido a trabajar de forma seria para hallar una solución política a través del diálogo entre sirios.

El miércoles, el jefe de la delegación gubernamental en Ginebra, Bashar Yafari, confirmó que su equipo retornará a la ciudad suiza en la fecha fijada por el mediador de la ONU, Staffan de Mistura, y culpó a los opositores de la suspensión de las negociaciones. Por su parte, la delegación de la oposición advirtió de que no retornará a menos que vea avances humanitarios concretos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios