La oposición turca habla de "golpe" e impugna el resultado del referéndum

La tensión y las acusaciones de irregularidades en el referéndum por el que el domingo se decidió implantar en Turquía un sistema presidencialista subieron ayer de tono, con la oposición hablando de "golpe" a la voluntad popular.

"El 16 de abril el Gobierno y la YSK (Junta Electoral Central) perpetraron un golpe contra la voluntad popular", denunció en su cuenta de Twitter Kemal Kilicdaroglu, el presidente del CHP, el partido que impugnó ayer el resultado de la consulta.

La implantación del sistema presidencialista, impulsado por el partido del Gobierno, el islamista AKP, y por el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, ganó con el 51,4% de los votos. Un margen tan estrecho que el CHP asegura que habría sido favorable al no a la reforma si no se hubieran admitido millones de sobres de votación que carecían del preceptivo sello de las mesas electorales.

"El recuento de los votos no sellados es una prueba clara de que de las urnas salió un claro no", declaró el líder de la oposición.

"Estas elecciones pasarán a la Historia como las elecciones sin sello y no las reconocemos, ni las reconoceremos. Hay que respetar la voluntad del pueblo y repetirlas", insistió Kilicdaroglu.

Por su parte, la Comisión Europea asumió ayer las dudas de los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que advirtió la víspera que la decisión de la YSK de validar estos votos era "contraria a la ley", y pidió a Turquía que abra "investigaciones transparentes sobre las declaraciones de irregularidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios