Dos referendos desafían hoy a Evo Morales

  • Los departamentos de Beni y Pando votan sus estatutos autonómicos, a los que se opone el Gobierno

Los departamentos nororientales bolivianos de Beni y Pando acuden hoy a las urnas para pronunciarse sobre sus estatutos autonómicos, en un referéndum al que se opone el Gobierno de Evo Morales y tras incidentes registrados en algunas poblaciones en las que se denunciaron agresiones a campesinos leales al mandatario.

En las calles de Trinidad y Cobija, capitales de Beni y Pando, se ha desarrollado una intensa campaña a favor del sí, pero los campesinos e indígenas de ambos departamentos anticiparon que votarán no o no asistirán a las urnas porque los estatutos buscan favorecer a las oligarquías locales. Los líderes cívicos de las ciudades de Riberalta y Guayaramerín, colindantes con Brasil, rechazaron toda posibilidad de establecer acuerdos con los campesinos e indígenas progubernamentales, quienes discrepan con la redacción del estatuto autonómico del departamento de Beni.

Los incidentes en ambas poblaciones benianas son los únicos que han perturbado el desarrollo del proceso electoral, que es parte de una lucha de fondo entre el Gobierno y la oposición regional por el modelo constitucional y económico que regirá el país. "Por ahora sólo nos interesa que salga bien el referéndum. Después es posible que nos decidamos por el diálogo u otra salida", dijo el prefecto de Beni, Ernesto Suárez. El primero de cuatro referendos sobre estatutos autonómicos se realizó el 4 de mayo en el departamento de Santa Cruz, donde el sí logró el 85% de respaldo con una abstención del 40%.

Pero la Corte Nacional Electoral de Bolivia no avalará el referéndum de hoy, como tampoco ratificó la consulta del 4 de mayo de Santa Cruz. En este sentido, aseguró que no habrá sanciones para quienes no voten a pesar de que el voto en Bolivia es obligatorio, pero el organismo electoral ya anunció en abril que los ciudadanos que no participen como jurados electorales o como votantes en los referendos no estarán sujetos a las sanciones establecidas del código electoral.

Las escasas encuestas vaticinan el triunfo del sí en ambas consultas. La radio católica Fides precisó que el respaldo alcanzará el 55% en Pando y el 62% en Beni.

Bolivia se encuentra dividida entre el Gobierno que pretende redactar una Constitución de contenido indigenista, considerada ilegal por la oposición porque no fue aprobada por dos tercios de los votos como manda la Constitución vigente y la convocatoria a la Asamblea Constituyente, y seis de los nueve departamentos bolivianos que pretenden la autonomía aprobada en referéndum el 5 de julio de 2006. El último referéndum del nuevo estatuto autonómico será el 22 de junio en el departamento de Tarija, al sur de Bolivia.

Los simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), partido del presidente Evo Morales, expresaron en los últimos días preocupación porque la Corte Electoral de Beni depuró a 75.800 personas del padrón electoral vigente desde 2006, cuando se realizó la elección de miembros para la Asamblea Constituyente y el referéndum vinculante sobre autonomía departamental.

La Corte Nacional Electoral, con sede en La Paz, aclaró que no se autorizó a la corte de Beni a hacer una depuración masiva, por lo que el caso le parece muy irregular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios