El régimen iraní convoca una marcha "de odio e ira" contra la "sedición" de la oposición

  • Leales al Gobierno y opositores se enfrentan en el funeral de una víctima de las protestas del lunes

El régimen iraní convocó una manifestación "de odio e ira" para mañana contra la "sedición" de los jefes de la oposición Mir Husein Mousavi y Mehdi Karrubi en momentos en que se multiplican los llamamientos para que éstos sean castigados por las protestas antigubernamentales del lunes.

"La población de Teherán participará, tras la oración del viernes, en una importante manifestación para expresar su odio, su ira y su rechazo a los crímenes salvajes y repugnantes de los jefes de la sedición y sus aliados hipócritas y monárquicos", indicó en un comunicado el Consejo para la Coordinación de la Propaganda Islámica, que tiene a su cargo la organización de manifestaciones favorables al Gobierno.

Con el término "sedición" el discurso oficial designa al movimiento de la oposición reformista dirigida por el ex primer ministro Mousavi y el ex presidente del Parlamento Karrubi desde la cuestionada reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad en junio de 2009. Con el de "hipócritas" el régimen se refiere a los Muyahidines del Pueblo, principal movimiento de lucha armada contra la República Islámica.

Los conservadores en el poder criticaron con fuerza a Mousavi y Karrubi, que convocaron el lunes pasado manifestaciones antigubernamentales por primera vez en un año. Miles de opositores participaron en ellas a pesar de que las autoridades las habían prohibido y movilizado masivamente a las fuerzas del orden.

Dos personas murieron a tiros y varias resultaron heridas el lunes en condiciones controvertidas. El poder acusa a la oposición de ser la responsable mientras ésta culpa a las fuerzas del orden. La Policía detuvo a numerosos manifestantes.

Ayer, durante el funeral de una de las víctimas, Salee Jaleh, se produjeron incidentes entre "un pequeño número de personas al parecer vinculadas" a la oposición y "miles de partidarios" del poder, según la televisión estatal. Jaleh fue presentado oficialmente como un "estudiante basij" (miembro de la milicia islámica del régimen), pero ciertos sitios de la oposición afirmaron que era "un activista" del Movimiento Verde (oposición).

Los llamados, a veces violentos, para que se organice un juicio y un "severo castigo" contra Mousavi y Karrubi se multiplicaron en las últimas horas, principalmente en el Parlamento. "Estas personas deben ser castigadas por sus acciones criminales y si Dios lo quiere" la justicia "tomará las acciones adecuadas", declaró el fiscal general iraní Gholamhosein Moshsen Ejei, según la agencia Fars.

En la ciudad santa de Qom, miles de personas se reunieron ayer lanzando eslóganes para que Karrubi y Mousavi "sean colgados", con ocasión de una manifestación difundida en directo por televisión.

El principal orador de la ceremonia, el ayatolá Ahmad Jatami, un conservador influyente, calificó una vez más a los jefes de la oposición de mohareb (enemigo de Dios), crimen sancionable con la pena de muerte en Irán.

A pesar de las amenazas, los dos líderes reformistas, bajo arresto domiciliario desde hace varios días, pidieron ayer al Gobierno que "escuche al pueblo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios