El 'supermartes' calibrará las fuerzas

Donald Trump y Hillary Clinton medirán sus fuerzas en las primarias de sus respectivos partidos en el supermartes que se celebra mañana, la cita electoral en la que están en juego el mayor número de delegados disputados hasta ahora, pues se celebran elecciones internas en 11 estados (12 en el caso de los republicanos) y en el archipiélago de Samoa Americana (solo demócratas). En julio, ambos partidos celebrarán convenciones nacionales, en las que se elegirá a los candidados que competirán en noviembre en las urnas.

Mañana estarán en juego 595 delegados de los 2.472 que habrá en la Convención Republicana, mientras que los dos candidatos demócratas, Clinton y Bernie Sanders, se disputarán 1.004 delegados de 4.763. Para ganar la nominación republicana el precandidato necesita lograr el apoyo de 1.237 delegados. Y para ser el candidato demócrata es necesario conseguir al menos 2.283.

Trump es el favorito en los sondeos de intención de voto en casi todos los estados que votan mañana, excepto en Texas, de donde es senador Ted Cruz. Éste se sitúa a la cabeza en las encuestas en su estado, donde están en juego 172 delegados en las primarias republicanas, el premio gordo del supermartes. El senador por Texas, el primer hispano en ganar los caucus de Iowa, acusa a Trump de ser un liberal disfrazado de republicano. "¿Quieren elegir a Trump y tener en las elecciones a dos ricos neoyorquinos liberales?", preguntó Cruz a los votantes conservadores.

Trump es el favorito para hacerse con la nominación republicana. Hasta ahora ha logrado tres victorias consecutivas en New Hamphsire, Nevada y Carolina del Sur. Y si suma unas cuantas más, ¿será imparable? El magnate tiene un grupo cada vez más numeroso de fieles seguidores, a los que parece importarles poco lo que digan del multimillonario el resto de precandidatos.

En el campo demócrata, Clinton es la mejor colocada en casi todos los estados que votan el supermartes, con la excepción de Massachusetts y Vermont, donde se impondría Sanders. La contundente victoria de Clinton el sábado en Carolina del Sur podría dar alas a su candidatura. "A partir de ahora, la campaña será a nivel nacional. Vamos a luchar por cada voto. No vamos a dar nada por hecho", dijo la ex primera dama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios