Acordes para tocar el firmamento

"Se puede encontrar el Nirvana a pesar de cómo está el patio", afirma el cantante David DeMaría. El artista jerezano, que acaba de lanzar al mercado su décimo trabajo, Séptimo cielo, asegura encontrarse en un buen momento de su vida y su carrera y eso lo refleja en este álbum. Reencontrarse le ha ayudado a hallar su séptimo cielo. Inmerso de lleno en la fase de promoción de este nuevo trabajo discográfico, hoy a partir de las 18:00 estará firmando ejemplares de Séptimo cielo en Carrefour Sur.

Un total de once canciones componen el que supone el décimo trabajo del artista. Con ricos matices y mucha amplitud de colores, el disco contiene una canción que para David DeMaría es muy especial, la que le dedica a su hijo. "La grabación del álbum se realizó a la par que mi mujer estaba embarazada. Ser padre era una de las cosas que más feliz me hacía, por eso viví el proceso desde cerca y con mucha intensidad. El día que supimos cuál iba a ser su sexo me hizo tan feliz que me encerré a componer y salió Bienvenido a la vida, una canción que habla del viaje desde que dos células se unen hasta que por fin puedes tener a tu hijo en brazos".

Su reciente paternidad es algo que ha afectado al cantante, quien ha construido un registro propio a lo largo de su carrera, pero que se muestra más maduro en estas nuevas composiciones. En ellas se observan reminiscencias de sus raíces porque es algo que siempre lleva consigo y de las que toma prestadas algunas características, "pero siempre desde el respeto, porque el flamenco es un palo con el que hay que tener mucha consideración". Pero no sólo sus orígenes se aprecian en Séptimo cielo. Nacido a mitad de los setenta, David DeMaría ha crecido escuchando los sones de los ochenta y noventa, algo que se refleja con claridad en los temas de este trabajo. Golpes Bajos, Radio Futura, El Último de la Fila, Ketama, Antonio Vega o Manolo Tena, fallecido el pasado lunes y al que el artista tenía mucho apego, se ven reflejados en las canciones de Séptimo cielo. Pero siempre fiel a su estilo, al de un artista que "trasciende lo melódico y que busca crecer y evolucionar sin estar bajo la presión de tener que gustar a todos y sin intentar parecerse a otros artistas".

Veinte años dedicado al mundo de la música, en el que ya nada como pez en el agua, pasan rápido, pero David DeMaría puede presumir de no haber dejado de sonar en ningún momento. Ya fuera en emisoras de radio que apostasen por él o gracias a su amplio número de seguidores que no han dejado de corear sus canciones por todos lados para que el mundo supiera de David DeMaría. Pétalos marchitos, Cada vez que estoy sin ti, Precisamente ahora o Despertaré cuando te vayas, canciones que todo el mundo tiene en su cabeza y que se sabe de carrerilla con independencia del grado de seguidor que se tenga.

Además, el artista gaditano ha compuesto letras para otros artistas del panorama musical español. A pesar de haber pasado ya quince años, David DeMaría compuso Niña, piensa en ti, tema con el que se diera a conocer el trío gaditano 'Los Caños'. También ha compuesto canciones para Malú, David Bustamante o Tamara. Porque este artista no sólo canta e interpreta, también sabe sacarle jugo a sus pensamientos para plasmarlos en una letra y acompañarla de una melodía. "Para componer no hay que tener prisa, algo que ocurre con las nuevas generaciones de artistas, para los que priman la inmediatez, como en el común de los jóvenes. Yo les invito a mirar más relojes de arena y menos pantallas táctiles", asegura el gaditano entre risas.

Con un balance muy positivo de toda su carrera, que hasta ahora ha sido muy conmpleta, David DeMaría afirma "seguir siendo el mismo niño que cuando empezó y estar muy contento de cumplir años en la música y tener la certeza de no haberse equivocado a la hora de escoger este camino". "Hacer un repertorio que sobreviva en el tiempo es un lujo, con lo difícil que es vivir de la música y mantenerse", apostilla para concluir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios