LA academia, hoy

Alberto Manzano dicta esta tarde la ponencia 'Crisis económica: dilema y perplejidades'

LA Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras celebra esta tarde noche -a partir de las 20.00 horas y en su sede social de calle Consistorio número 13- una nueva sesión de su ciclo 'Economía y Sociedad' protagonizado en esta ocasión por el Académico Correspondiente Alberto Manzano Martos, quien dictará la ponencia titulada 'Crisis económica: dilema y perplejidades'. El ponente será presentado por el Académico de Número, coordinador del presente ciclo y Vicepresidente de Artes de esta Real Academia de San Dionisio Juan Salido Freyre. La sesión académica de esta tarde es de entrada libre y gratuita hasta completar aforo.

Para Manzano Martos, "hoy, siete años y medio después, parece claro que nuestra economía está en una clara senda de recuperación: el PIB creció en 2014 un 1,4 por ciento; han mejorado en mayor o menor medida un buen número de indicadores económicos; la recaudación de impuestos se ha incrementado en un 4,3 por ciento; y el empleo computado por la EPA ha aumentado en 433.900 personas. Las previsiones para 2015 son optimistas. La Comisión Europea ha elevado hasta el 2,3 por ciento su estimación de crecimiento de la economía española, y augura que el paro descenderá hasta el 22,3 por ciento. El servicio de estudios del BBVA, más optimista, que eleva su estimación de crecimiento del PIB hasta el 2,7 por ciento. Sería injusto no reconocer que este cambio de tendencia en la evolución de nuestra economía se debe en gran parte a las medidas adoptadas por el gobierno actual, eficazmente ayudadas por las oportunas intervenciones del Banco Central Europeo".

Para el conferenciante de la sesión académica de esta tarde "el riesgo más importante de nuestra economía es su dependencia de los flujos financieros que están entrando en nuestro país a través de la compra de deuda pública y privada, y de las inversiones de los extranjeros. La retirada de esos flujos nos devolvería a un escenario muy difícil. El otro gran riesgo es la inestabilidad política. La dureza de la crisis ha generado una enorme fractura social. La crisis ha incrementado el número de desempleados en casi cuatro millones de personas. Muchas de ellas no tienen esperanza de encontrar un nuevo trabajo, y muchos jóvenes no han tenido la oportunidad de acceder a su primer empleo o de encontrar una ocupación profesional acorde a sus capacidades. Otras personas han visto minorados sus ingresos y sus expectativas económicas, y han tenido que reducir su nivel de vida".

En definitiva, añade, "se ha producido un grave deterioro de la clase media en que se asentaba nuestro sistema democrático, a lo que se unen el desaliento de la juventud y la explosión de casos de corrupción, que han puesto de manifiesto las deficiencias de un sistema político que se ha ido alejando del espíritu con que se elaboró la Constitución de 1978. Hay quien piensa que la corrupción tiene su causa en la exuberancia económica provocada por la burbuja inmobiliaria. Mi percepción es que, desgraciadamente, viene de lejos, aunque se ha disparado en un escenario de abundancia y de aparente impunidad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios