Alimentados por el color y el salmón ahumado en la Escuela de Arte

  • Los alumnos provocan visualmente con el ciclo 'El pensamiento en la boca'

Salmón ahumado con colores diversos. Éste fue el plato que se sirvió ayer en el patio de la Escuela de Arte, y que fue 'devorado' por dos ojos, una nariz y una boca. Tres sentidos para una nueva iniciativa dentro del ciclo 'El pensamiento en la boca' de Cajasol, en su fase de cromofagia.

"Por un lado está la relación del salmón con su color: si el pez es salmón porque es salmón, o si le cambio de color sigue siendo salmón o pasaría a tener otro tipo de nombre. También está la importancia del olor, color y la forma", explicó el responsable y profesor de Dibujo Artístico y Color, quien coordina la acción del alumnado de la materia de Taller de Artes Gráficas en Bachillerato, Ignacio Sancho Caparrini.

Los comensales, tras un solemne desfile ante los alumnos de la Escuela, se sentaron a la mesa a la espera de que el ahumado del salmón lo transformara en un arcoiris alimentario. Momentos después se escenificaba el almuerzo, mientras los tres sentidos se deleitaban con el humo que los alimentaba. Imágenes dalinianas. Este trabajo, desarrollado a lo largo de dos meses, ha sido elaborado por alumnos de primer curso de Bachillerato, al igual que la escenificación.

Sancho Caparrini aseguró que lo que se ha intentado es llevar la parte didáctica a la realidad. "Hemos querido mostrar a los alumnos el surrealismo y las performances de los 60". Una intervención que ha sido grabada y de la que se han hecho fotografías, "ya que en la Escuela todo se aprovecha".

El director de la Escuela, Domingo Martínez, señaló que el objetivo era hablar del color, "y que lo que comemos con los ojos no entra por la boca. Es una reflexión sobre lo que es el arte conceptual. Es bueno que los alumnos no sólo sepan lo que se hace ahora, sino que creen también plásticamente. Es una provocación visual".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios