Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

Antídotos que son palabras

  • Caballero Bonald presenta en su Fundación 'La noche no tiene paredes' arropado por las palabras de Felipe Benítez Reyes y José Ramón Ripoll y por las composiciones del guitarrista Paco Cepero

Comentarios 2

Ni el dogmatismo de los ultramontanos, ni la ignorancia, ni la estupidez, ni siquiera el pavor a perder la memoria atormentaron ayer a Caballero Bonald. Sus miedos se multiplican por cero cuando la poesía hace acto de presencia. Y así fue en la fundación que lleva el nombre del autor jerezano, que acogió la presentación de su última obra 'La noche no tiene paredes' (Seix Barral). Un centenar de poemas con los que Bonald "ha recuperado su fe en los versos", cosa que no le ocurre, por ahora, con la novela, y en los que hay un claro contenido psicológico, filosófico y moral.

El escritor, un hombre "justo y sabio", tal como lo calificó la delegada de Cultura y Fiestas, Dolores Barroso, estuvo bien acompañado: los poetas Felipe Benítez Reyes y José Ramón Ripoll el guitarrista Paco Cepero, la concejala, así como numeroso público amante de las letras de Bonald.

Y es que son "muy pocas las trayectorias poéticas ascendentes. La mayoría tienen épocas de esplendor, que luego terminan cayendo en la rutina. Bonald es uno de esos pocos privilegiados", aseguró Benítez Reyes. El poeta de Rota aseguró que 'La noche no tiene paredes' sí tiene, sin embargo, "el ímpetu creativo de un autor joven renovado". Un libro, tal como resumió el escritor, que habla de "la desolación y la serenidad, que es el origen de ese núcleo de tensión". "Son poemas -añadió- estremecedores. Un libro hondo y perfecto, denso y preciso".

"Recomendable", dijo José Ramón Ripoll de la obra, quien confesó que su voz depende de la de Bonald. "La noche es una metáfora de libertad porque sucede sin la mascarada del día. Y la noche de Bonald es algo más que el lugar donde pernoctan los cuchillos. Cada palabra está pensada en su justa medida, fruto de un año de trabajo. Ha fijado su sentencia en el papel. Entre la maleza y la hojarasca, Bonald encuentra el verbo justo con múltiples significados". Ripoll dijo del autor que es "fresco e instalado en su tiempo. Se afianza en un lugar alejado de modas y obviedades".

Las palabras de Bonald estuvieron adornadas por la música de Cepero. El guitarrista recordó que ha acompañado a muchos "monstruos del flamenco, pero nunca a un monstruo de la literatura como usted". Frase que arrancó los aplausos de los presentes y el agradecimiento de Bonald al compositor y a la compañía del resto de los miembros de la mesa. "Esta presentación es especial porque estoy leyendo en el sitio adonde llegué de recién nacido, a mi tierra, y donde viví mis primeros quince años. Es algo que emociona", dijo Bonald.

El creador de 'La noche no tiene paredes' calificó su libro de "a veces hermético o dificultoso porque son así las experiencias que lo provocaron. Algunos poemas no se pueden explicar o la única explicación es leerlos otra vez". Bonald comentó que la noche, "es un momento de la vida, cotidiano" que le ha permitido "hacer cosas en libertad, donde las peripecias personales son posibles". Y tras sus palabras, el poeta comenzó a leer su poemas. La música de Cepero aportó todo lo demás.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios