Argentina y China cierran con encanto la competición de San Sebastián

  • La lucha por la Concha de Oro concluyó la jornada de ayer con 'Cerro Bayo' y 'Addicted to love'

La película argentina Cerro Bayo y la china Addicted to love dejaron ayer buen sabor de boca al cerrar con encanto una sección oficial de la 58 edición del Festival de Cine de San Sebastián, que hoy entrega sus premios sin que ninguno de los filmes a concurso haya maravillado.

Tras la proyección de las quince películas que compiten por la Concha de Oro, la media es notablemente baja. Pero la última jornada de competición ha llevado a San Sebastián dos películas sencillas, bien interpretadas y honestas en su planteamiento. Cerro Bayo, segundo largometraje de la directora Victoria Galardi, que ya estuvo hace dos años en San Sebastián con su ópera prima, Amorosa soledad, codirigida con Martín Carranza, y con la que consiguió el premio de la Juventud.

En este caso plantea la historia de una familia en un pequeño pueblo de la Patagonia, llena de personajes miserables, de los que Galardi muestra sus luces y sombras. Un drama bañado en humor en el que destacan las interpretaciones de las tres actrices: Adriana Barraza, Verónica Llinas e Inés Efrón.

Por su parte, Addicted to love, del chino Liu Hao, es una tierna película en la que el amor y el olvido se mezclan con la cotidianeidad y la familia. Un obrero jubilado de una fábrica que vive en un barrio de Pekín se encuentra un día con una vieja amiga, un amor de juventud. Tras el frío primer encuentro, los dos amigos empiezan a verse con asiduidad como si los años no hubieran pasado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios