XII festival de jerez

De menos a más

El guitarrista cordobés Niño Seve abrió ayer el ciclo Bordón y Cuenta Nueva en Villavicencio y lo hizo dejando buenas sensaciones y poniendo de manifiesto el buen momento por el que atraviesa la sonanta en el flamenco. Su profundo conocimiento del mástil, por el que se desplaza con suma facilidad, dejó muestras de su espléndido manejo y como no, de su depurada técnica, algo habitual en cada uno de los guitarristas de este tiempo.

El joven artista, que aglutina una trayectoria importante en cuanto a premios pese a su corta edad, fue de menos a más en una actuación en la que pasó por la soleá hasta llegar a la taranta y la bulería.

Comenzó algo frío, pero con el paso de los minutos la guitarra y la persona se fueron fundiendo en uno solo hasta el punto de convertir la tarde en un auténtico deleite para el oído.

Niño Seve domina las tonalidades y ofrece un poderío exacerbado en sus escalas. Su pulsación irradia fortaleza como dejó patente en uno de los temas por alegrías que interpretó, quizás de lo mejor de su puesta en escena, y destella atisbos muy propios de Vicente Amigo, al menos en la bulería que puso colofón a su actuación. Su único lunar fue su escasa conexión con el público, y es que apenas transmitió nada. Incluso en algunos momentos su toque resultó demasiado artificial.

Miguel Lavi, por su parte, salió convencido de agradar. Arriesgó desde el principio, a la vista está que comenzó por martinetes, un cante nada recomendable para iniciar un recital principalmente por su dificultad. Sin embargo, nunca se arrugó y con ese timbre de voz tan peculiar salió airoso.

El cantaor jerezano acertó de pleno en la elección de su guitarrista, Diego del Morao, y eso le hizo ganar mucho terreno. Siguió por malagueñas y fue directo al grano, pues solamente hizo dos letras, las dos del Mellizo. Cumplió sin alardes.

Pero donde realmente llegó su punto de inflexión fue en la bulería por soleá. Siempre guiado por un sensacional Diego del Morao, una maravilla acompañando, Miguel Lavi sacó lo mejor de sí dejando pinceladas de cante por derecho y ese pellizco que tanto tarda en aparecer en ocasiones. Levantó el olé de la sala y demostró su saber estar y sobre todo sus buenas dotes interpretativas pausando el cante cuando debía y rematando en el momento idóneo.

Fue la culminación de su actuación, ya que ni en la seguiriya posterior (donde le faltó fuerza en el macho final) ni en el cante por bulerías que puso fin a su pase consiguió estar al mismo nivel. Es más, en este último le faltó incluso algo de complicidad con la guitarra. Pero ya daba igual, Miguel Lavi cumplió con creces y demostró que Jerez tiene cantera para rato.

FICHA

Guitarra: Severiano Jiménez Flores 'Niño Seve'. Día: 25 de febrero. Lugar: Palacio de Villavicencio. Aforo: Media entrada. Cante: Miguel Lavi. Guitarra: Diego del Morao. Día: 25 de febrero. Lugar: Palacio de Villavicencio. Aforo: Media entrada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios