Belén Maya elige Jerez para el estreno de su último espectáculo

  • La bailaora, junto a Olga Pericet, rompe el individualismo flamenco con 'Bailes alegres para personas tristes' y lo confronta a nuevas experiencias creativas

Belén Maya será una de las estrellas que forme parte de la programación del Teatro Villamarta en el marco del XIV Festival de Jerez, que se desarrollará a partir del próximo 26 de febrero y hasta el 13 de marzo. La bailaora y coreógrafa ha elegido la muestra jerezana de baile flamenco y danza española para el estreno absoluto de su último espectáculo, 'Bailes alegres para personas tristes', en el que se reúne con la bailarina Olga Pericet, que participa de la obra como artista invitada, para tratar de romper el tradicional aislamiento que rodea al baile flamenco y confrontarlo al universo creativo de la danza contemporánea.

La hija del genial maestro Mario Maya opta por presentar su nuevo trabajo en el marco de la muestra jerezana, donde ya el año pasado protagonizó el homenaje que un nutrido grupo de alumnos aventajados rindió a su padre.

Con dirección escénica de Juan Carlos Lérida y dirección musical de David Montero, el montaje se compone de una galería de números y piezas musicales en las que sobresale la presencia de un atrás de vértigo, compuesto por las guitarras de Javier Patino y Antonia Jiménez, y las voces de Juan José Amador, Miguel Ortega y Jesús Corbacho. Entre estos artistas y las dos bailaoras/bailarinas se construye un juego de dúos: bailaora/guitarra; dos bailaoras ante dos guitarras; dos bailaoras ante dos cantaores; dos guitarras intentando crear un espacio musical común; y dos bailaoras intentando hallar un espacio donde sus experiencias se juntan para crear algo nuevo.

Precisamente, el 'leit motiv' sobre el que pivota 'Bailes alegres para personas tristes' no es otro que romper con la sentencia que lanza Belén: "Los bailaores flamencos somos como islas, cada uno trabajando en su terreno, aislados y solos, sin compartir nada con los demás". En este sentido, la presencia de Pericet aporta la ruptura con dicho aislamiento y confiere al espectáculo flamenco un nuevo horizonte emanado del clásico español y la danza contemporánea. Se trata, en suma, de "un espacio donde la bailaora no se encuentra aislada y sola, sino que forma parte de un complejo mucho más extenso que, a su vez, se enriquece de las aportaciones de la misma".

En su opinión, 'Bailes alegres para personas tristes' "es un trabajo de investigación, de colaboración, que pretende crear un espacio donde el lenguaje se pueda compartir y desarrollar y así extender sus fronteras hasta crear un modo nuevo de comunicación que nunca se desata de la conexión principal que es bailaora-guitarra.

Como es habitual en sus propuestas, Maya presta especial cuidado al juego de iluminación y vestuario, proponiendo a buen seguro una sugerente y elaborada producción en la que Pericet, se lanza abiertamente al juego de "luz y color, dolor y sombras" que articula la bailaora y coreógrafa nacida en Nueva York hace 43 años.

Este canto a la colectividad frente al individualismo flamenco como reflejo de la sociedad actual que propone Belén Maya responde a la necesidad y el empeño de la artista de "tender puentes de comunicación entre los creadores flamencos que comparten el espacio y el tiempo presente". Todo un desafío que podrá experimentarse en riguroso estreno en el marco de una nueva edición del Festival de Jerez.

Belén Maya une a su juventud una amplia carrera artística donde la inquietud y búsqueda de su propia estética han sido sus características principales. De sus últimos trabajos, cabe destacar 'Flamenco de cámara', su colaboración en 'Los caminos de Lorca' con la Compañía Andaluza de Danza y otras propuestas bajo el título de 'Dibujos', 'Souvenir' y 'La voz de su amo'. En el Festival de Jerez de 2009 coordinó el espectáculo que ofreció el certamen como homenaje a su padre, el gran maestro Mario Maya.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios