Carlos Iglesias. Director, guionista y actor de cine, teatro y televisión

"Benito me dio de comer y sacó adelante mi familia, le estaré siempre agradecido"

  • El madrileño acude al Altillo School para hablar a los alumnos sobre el trabajo de documentación histórica en la película 'Ispansis', su segunda incursión como director cinematográfico en el mundo audiovisual.

Tras cosechar una carrera como actor de teatro y televisión desde la década de los ochenta, el carismático Carlos Iglesias decidió hace siete años dar un giro de 180 grados y empezar a controlar la ficción desde detrás de la cámara. Aunque se le siga reconociendo por su entrañable papel en 'Manos a la obra' como el torpe Benito Lopera, 'introductor' del gotelé en España, el camino de Iglesias por el mundo de la ficción española no ha estado exento de éxitos. Ayer acudió a Laude Altillo School para hablarle a los alumnos acerca de la película que el madrileño estrenó el año pasado en Jerez en la Sala Compañía. 'Ispansis', una narración donde Iglesias además de actuar, escribe y dirige, contando la historia de la Guerra Civil y el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Junto a él acudió Bruto Pomeroy, actor protagonista de la ficción que se deshizo en elogios sobre la faceta de Iglesias como director.

-Acude usted a esta cita más como historiador que como director de ficción.

-La verdad es que sí. Para realizar una película de las características de 'Ispansis' me hizo falta una documentación enorme. Hice 48 entrevistas con niños -ahora ancianos, claro- que habían vivido el período de guerras que se cuentan en el filme. Me desplacé a Irún y fue un intenso año recabando datos e información acerca del tema. Me consta que los alumnos han visionado la película y han estado esta semana haciendo trabajos sobre la Guerra Civil.

-¿Prefiere dirigir y escribir o ser un actor principal?

-Yo hago lo que me paguen (risas). No, la verdad es que dirigir es genial. Eres el dueño del producto. Si eres actor, estás bajo la idea y mandatos de otra persona. Hay menos libertad, aunque la responsabilidad es total, para bien y para mal. Di el salto hace siete años con 'Un franco, 14 pesetas' y ahora estamos preparando la segunda parte de esta película. Será mi tercer trabajo como director y esta vez pensamos hacer un paralelismo entre la crisis del petróleo y la actual.

-Ha dejado un poco descuidado el mundo del teatro, no se le ha visto en un escenario desde hace varios años.

-No me gusta el mundo del teatro. Me gustaría si solo se redujera a la noche del estreno (risas). El horario y el trabajo es durísimo. Exige salir todos los días tarde y es mucho sacrificio. Tengo experiencia en hacer giras demasiado largas y la verdad es que terminas derrotado. Eso sí, la respuesta del público es la mejor recompensa de salir a escena.

-Que todo el mundo le reconozca como el 'introductor' del gotelé en España, ¿lo considera un éxito o termina siendo algo pesado?

-A mí me dio de comer y sacó adelante a mi familia, así que le estoy muy agradecido a Benito Lopera y todos los personajes de la serie. Estuvimos cuatro años, 130 capítulos y alcanzando cuotas de pantalla que hoy día ya no se manejan con el cambio que ha experimentado el mundo de la televisión.

-¿Cómo se ven los recortes en el mundo de la ficción desde la visión de un director?

-Estamos expectantes, porque todavía no sabemos qué ayudas van a ofrecer al cine, está todo parado ahora mismo. Pero sea como sea, tendremos que seguir haciendo cine si no queremos que se pierda nuestra cultura propia. La ficción es un arte muy caro, que afecta como mínimo a 250 personas.

-¿Alguno de sus hijos está interesado en el mundo del cine o televisión?.

-Mi hija Paula sí. Incluso está estudiando Imagen y Sonido, aunque no tiene decidido a qué quiere dedicarse exactamente. Álvaro, mi otro hijo, la verdad es que no. Pero vamos, tampoco es algo que yo les potencie, porque viendo la industria desde dentro sé el paro que hay y lo difícil que es salir adelante. Prefiero que barajen otras opciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios