Brad Pitt provoca los primeros gritos de las fans en Cannes

  • La crítica recibe con elogios la película argentina 'Leonera', de Pablo Trapero

La presencia de Angelina Jolie, que presentaba la película de animación Kung Fu Panda, pero sobre todo de su pareja, Brad Pitt -de mero acompañante- provocó ayer los primeros gritos de los fans que se agolpan cada día alrededor de la alfombra roja y las escaleras del Palacio de Festivales de Cannes.

Jolie y Pitt llegaron a última hora de la tarde al palacio para la proyección de gala de Kung Fu Panda, aunque el ambiente ya se había caldeado por la mañana cuando la actriz anunció en una rueda de prensa que los gemelos que espera para comienzos de agosto nacerán probablemente en Francia.

Pitt, de traje negro, y Jolie, con un escotado vestido verde en gasa plisado y una más que prominente barriga, llegaron a la alfombra roja pocos minutos antes que el resto de los actores que han prestado sus voces a los personajes de Kung Fu Panda.

Dustin Hoffman, Jack Black -que durante la sesión de fotos bromeó y rivalizó con Jolie sobre el tamaño de su barriga- y Lucy Liu.

Pero no fueron las únicas estrellas que asistieron al estreno de la película. Allí estaban Eva Longoria, George Lucas, Karen Allen, Catherine Deneuve, Faye Dunaway, Chiara Mastroianni o Cate Blanchett.

Además de todo el equipo de la película argentina Leonera. Su director, Pablo Trapero, y los actores Martina Gusman, Eli Medeiros y Rodrigo Santoro.

Leonera recibió ayer una más que positiva acogida en el Festival de Cannes, con críticas elogiosas para el conjunto, pero en especial para la protagonista, Martina Gusman. Igualmente recibido fue un original documental animado sobre la matanza de los campos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila en septiembre de 1982.

La segunda jornada de la competición oficial del Festival de Cannes comenzó con la película de Trapero, una sólida, dura y a la vez tierna historia de una mujer, Julia, que es encarcelada. Pero, sobre todo, de su relación con el hijo que nace estando en prisión.

Trapero explicó en una rueda de prensa que lo que realmente ha querido contar es una "historia de amor", la de Julia y su hijo Tomás.

Y para el papel de la joven madre eligió a su esposa en la vida real, Martina Gusman, que con su segunda interpretación para la gran pantalla ha seducido al festival de Cannes y ha sido incluso comparada con la italiana Ana Magnani.

Gusman explicó que su personaje ha sido "transformador, muy intenso, muy solitario, que descubre a través de la maternidad otras facetas en ella que la transforman en una leona".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios