LA academia, hoy

Cáncer, un presente optimista y un futuro esperanzador

LA Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras celebrará esta tarde, a las 20.30 horas, en su sede social de calle Consistorio número 13, la toma de posesión como académico correspondiente del director médico de Analiza, Sociedad de Análisis Clínicos, Hospital Universitario Moncloa (Madrid) Antonio M. Ballesta Gimeno, quien dictará la ponencia titulada 'El cáncer: un presente optimista y un futuro esperanzador'. Será presentado por el académico de número Antonio Mariscal Trujillo.

En algo más de un siglo se ha producido un espectacular aumento de la esperanza de vida, fundamentalmente en los países desarrollados. Esto se debe, por una parte a la mejora de las condiciones higiénicas y de los hábitos dietéticos. Por otra parte, el empleo de antibióticos y quimioterápicos ha permitido erradicar una serie de enfermedades infecciosas que constituían la principal causa de muerte. De forma que, en el momento actual, la mayor tasa de mortalidad se produce en personas de edad avanzada y debido a enfermedades propias de los ancianos. Entre ellas hay dos que con frecuencia son, a estas edades, causa directa de la muerte del individuo: las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Conocido desde la antigüedad, pues descripciones de tumores malignos aparecen en documentos egipcios, el cáncer no puede ser considerado como una única enfermedad, sino que son casi 200 enfermedades distintas, cuyo nombre se debe a Hipócrates que llama karkinos, por el aspecto semejante a un cangrejo que presentan algunas tumoraciones de mama.

A la luz de los conocimientos actuales, se puede decir que el cáncer es una enfermedad genética, porque se produce por una alteración en el material genético de las células, concretamente en los genes que controlan la el crecimiento, la proliferación, la diferenciación y la muerte celular. Que sea una enfermedad genética no quiere decir que sea hereditario, ya que estas alteraciones genéticas -mutaciones- pueden ir apareciendo de forma sucesiva, a lo largo de la vida, por motivos ligados a los hábitos de salud del individuo o a factores relacionados con su entorno medioambiental. De hecho, normalmente es la acumulación de estas mutaciones genéticas, las que dan lugar al cáncer y solo en alrededor de un 5% de los casos el tumor es hereditario.

En síntesis, se puede decir que el cáncer se produce por una alteración en el material genético de las células del organismo, que controlan el crecimiento, la diferenciación y la muerte celular. Todo este proceso está regulado por una serie de genes que son importantísimos para que todo ese proceso se desarrolle normalmente. Cuando algo altera ese equilibrio, sea externo (tóxicos, radiaciones, virus, etc.), o interno (herencia, dieta, hormonas, etc.) se van a ir produciendo alteraciones (mutaciones) sobre esos genes moduladores del crecimiento celular y la célula, libre de control, se reproduce de forma desordenada, invade los tejidos vecinos y puede, si las condiciones le son favorables, emigrar por vía sanguínea o linfática y colonizar otros órganos, pudiendo ocasionar la muerte del individuo. De todo ello se abundará esta tarde noche en una sesión de entrada libre hasta completar aforo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios