Cantar a la viola

Nacido probablemente en Barrachina, pueblo de la provincia de Teruel, a principios de la década de 1560, Juan Blas de Castro fue "compositor, cantor y tañedor de guitarra y tiorba". Amigo de Lope de Vega, a quien conoció en Alba de Tormes en su juventud, compuso sobre versos del genial dramaturgo la mayoría de sus obras polifónicas, incluido los veinte "tonos humanos" que conforman este registro, los únicos que se conservan de los más de setecientos que se perdieron en el incendio de los Reales Alcázares de 1734.

Sus obras, ligadas a la canción polifónica y al madrigal del siglo XVI, alcanzaron gran prestigio en la corte española, donde el músico prestó sus servicios desde las postrimerías del reinado de Felipe II, a finales de esa centuria, hasta su muerte, acaecida en Madrid en agosto de 1631, coincidiendo con el reinado de Felipe IV.

Su amigo Lope de Vega, que le tenían en gran estima, lo elogia en alguna de sus obras, como es el caso en "Los amantes sin amor" donde el dramaturgo pone en boca de un galán "Vaya otra cosa, y sea tono de Juan Blas".

El programa de esta grabación acoge piezas vocales escritas originalmente para 3 y 4 voces, convertidas por Fernando Marín en obras para voz de soprano con acompañamiento de vihuela (viola) de arco y lyra-viol, creando así un ambiente sonoro lleno de sugerencia en el que en ningún momento se pierde su esencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios