Cayetano Rivera corta dos orejas al tercer toro en su reaparición en Málaga

Cayetano se alzó como triunfador del festejo celebrado ayer en La Malagueta, abriendo la Puerta Grande, tras cortar las dos orejas a su primer toro. Un retorno triunfal diez días después de la cornada que sufrió en Huesca, donde un toro le hirió gravemente en la zona presacral. Cayetano estuvo a interesante altura ante su lote, contando con el mejor toro del encierro, el tercero, un animal que sirvió para el triunfo. Cayetano lo recibió con varias largas cambiadas a una mano y en la muleta aprovechó la clase del animal, con varias tandas por ambos pitones en las que prevaleció el temple en los muletazos. En la faena hubo también elegancia a la hora de dibujar las suertes, con trincherillas que fueron carteles de toros. Mató de una estocada algo desprendida, ejecutando la suerte en el centro del ruedo, que hizo rodar al toro sin puntilla. El sexto fue un toro de muy diferente condición, manso, con el que Cayetano estuvo firme, seguro y muy técnico. Poco a poco lo fue metiendo en la muleta, brillando en varios circulares de mucho temple. En esta ocasión falló con la espada, diluyéndose la posibilidad de cortar una oreja.

El Juli, con un mal lote, dio la talla de figura. Con su complicado primero se mostró dominador. Posiblemente perdió un trofeo por el mal uso de la espada. Ante el quinto, un remiento de Zalduendo, difícil y muy complicado, abrevió.

Finito de Córdoba dio una pobre impresión. Con el noble que abrió plaza hubo destellos de calidad. Con el complicado cuarto no se encontró a gusto y escuchó los tres avisos, al ser incapaz de matarlo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios