Cisnes blancos vs cuervos muy negros

  • El Ballet Imperial Ruso pone en escena en el Villamarta un brillante 'Lagos de los cisnes', aire fresco para tanta crisis

Sobrevuelan el Villamarta cuervos amamantados por la crisis. Animales de mal agüero espantados de vez en cuando por algunas de las citas que ofrece el Teatro y por la ganas que tiene el coliseo jerezano de seguir apostando por el desarrollo de la cultura en la ciudad, a pesar de todo. Pues bien, el miércoles fueron cisnes blancos los que trajeron un poco de aire fresco, a través de la puesta en escena de la archiconocida obra 'El lago de los cisnes' por cuenta del Ballet Imperial Ruso, dirigido por Gediminas Tarandá, que ya puso en escena el pasado mes de diciembre en este mismo espacio un dudoso 'Cascanueces', salvado por la intervención de los alumnos de la Escuela de Música y Danza 'Belén Fernández'.

Aprendida la lección, el espectáculo del que disfrutó un teatro con algo más de media entrada, no tuvo nada que ver con aquella sosa cita prenavideña. En esta ocasión, el elenco brilló durante prácticamente toda la noche, aunque desfavorecido por un decorado un tanto rancio y una música que sonaba a lata, en ocasiones estrepitosa y molesta. Sea como fuere, el Ballet estuvo muy por encima de esta situación, que consiguió que pasara para muchos desapercibida con su actuación.

Elegancia, delicadeza, buena técnica, en conclusión, belleza. Calificativos que atrapan al espectador desde un principio y le hacen partícipe de una historia de amor con final feliz, que el público llega a creerse por la excelente puesta en escena de las bailarinas que interpretan a los cisnes pequeños y grandes, que aunque sin ser protagonistas, aportaron algunos de los ingredientes principales para que el resultado fuese todo un éxito. Mucha coordinación y puro sentimiento, que se echaron bastante de menos en el 'Cascanueces', fruto de un duro trabajo, presente en el escenario casi en todo momento. No hay que olvidar la intervención de los payasos, en la tónica de sus compañeros.

Sin duda, la pareja protagonista, Odette y Sigfrido, dejaron al personal con la boca abierta. Él, por su buena interpretación, sus movimientos con fuerza pero sutiles a la vez y su técnica casi perfecta. Ella, de cuya aparente fragilidad brotaba una atleta de la danza. Intervenciones siempre muy esperadas por el público.

Hay que recordar que la compañía moscovita fue creada en 1994 por iniciativa de Maya Plisetskaya, que hasta 2004 fue su presidenta de honor y asesora general. El elenco está compuesto por 45 bailarines del máximo nivel artístico, muchos de los cuales han sido ganadores de prestigiosos concursos de danza.

Un ballet en tres actos que, sin embargo, no tuvo el final merecido, en el que se esperaba una mayor espectacularidad, y sin embargo pecó de simpleza. A pesar de todo, el público aplaudió, y bien, por todo lo demás.

La crítica

'El lago de los cisnes'

Música: Piotr Chaikovsky. Libreto: Gediminas Tarandá. Coreografía: Lev Ivanov y Maruis Petipa (adaptación de Gediminas Tarandá). Decorado y vestuario: Andrey Zlobin y Anna Epatieva. Elenco: Natalia Trifonova (Reina), Nariman Bekzhanov (príncipe Sigfrido), Yaroslava Araptanova, Nadezha Illarionova y Radamaria Duminika (Odette-Odile), Igor Subbotin y Alexander Volkov (Brujo Rothbarta), Maiumi Kaneko, Ekaterina Tikanova, Yulia Golovina, Alexandr Lodochkon, Arkadiy Nazarenko, Alexey Gorbatenko, Vitautas Taranda, Kair Zhanibek, Nadezha Illarionova, Kair Zhanibek, Lina Sheveleva,Maria Larikova, Ana Pashkova, Polina Erlykina, Nikolay Kalabin, Anna Doya y Vera Genstler. Teatro Villamarta, miércoles 25 de enero, 20,30 horas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios