CINE

Los Coen se marchan al Oeste

  • Se estrena 'Valor de ley', donde los hermanos versionan la novela de Charles Portis que inspiró el film con el que en 1969 John Wayne ganó su único Oscar

Hace tiempo que dejaron de ser los niños terribles del cine americano. En su momento, los Oscar obtenidos por Fargo sonaban a victoria del cine independiente, pero ya los Coen parecen haberse subido al carro de la industria. Su consagración definitiva llegó hace tres años con la victoria en la ceremonia de No es país para viejos, donde estos grandes guionistas se arrimaban a la excelente novela de Cormac McCarthy para triunfar industrialmente, y darle de paso su primera estatuilla a Javier Bardem. Era el indicio de una carrera que presentaba bastantes altibajos y vaivenes en la primera década del tercer milenio. Remakes como Ladykillers, intentos de entrar en la gran industria con títulos como Crueldad intolerable o vueltas a su esencia en Quemar después de leer o Un tipo serio.

Sin embargo, se ve que la capacidad de sorpresa de estos inquietos hermanos no se agota, pues el film que se estrena hoy, Valor de ley, es un remake de un clásico del Western de 1969, que dirigió Henry Hathaway. Aunque el film es recordado porque supuso algo así como la culminación del mito de John Wayne, que obtuvo su único Oscar por este título, encarnando a un entrañable borrachuzo con su mítico enfrentamiento a caballo contra cuatro rivales. Que los Coen adapten una novela y versionen un título anterior no es raro como hemos visto. Incluso podía pensarse que después de todo el Western no le es ajeno. Elementos del género de los vaqueros podían verse actualizados dispersos por toda su filmografía, aunque más evidentemente en Fargo o No es país para viejos. Pero adaptar Valor de ley no deja de ser una decisión chocante. Claro que ellos se escudan que no se han fijado tanto en el film, sino en la novela original que lo inspiró, obra de Charles Portis. Este fue el argumento que esgrimieron para convencer a Jeff Bridges para protagonizarla.

El actor estaba deseando volver a trabajar con los Coen tras la experiencia de uno de los filmes más recordados de los hermanos, El gran Lebowsky, hace trece años. Pero recuperar un personaje hecho por John Wayne no entraba en sus planes. Le hicieron leer la novela original y luego el guión. Bridges quedó convencido y el resultado es que por segundo año consecutivo es candidato al Oscar, que ya ganó el pasado año. Valor de ley ha obtenido además otras 9 candidaturas, amenazando el previsible bipartidismo entre El discurso del rey y La red social el próximo 27 de febrero. Bridges no está solo, pues los Coen lo han arropado bien. Matt Damon, Josh Brolin (el eterno olvidado del elenco de No es país para viejos), Barry Pepper y la debutante Hailee Stanfield completan el reparto.

La historia nos presenta a una adolescente cuyo padre ha sido asesinado. Para buscar al criminal, que ha huido al territorio indio, contrata a un sheriff alcoholizado y que sin duda conoció tiempos mejores para que lo busque y lo lleve ante la justicia. A ellos se une un ranger de Texas atraído por la recompensa que se ofrece. El trío se interna en el salvaje Oeste buscando al pistolero. Como se ve, al Western se le da por muerto pero resucita de cuando en cuando. Tal vez una victoria de los Coen en los Oscar lo resucite y nos devuelva al cine de vaqueros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios