Juan Manuel Sainz Peña. escritor

"Descreo bastante de las editoriales grandes"

  • El autor jerezano presentará el próximo 26 de abril en el Villamarta su nueva obra, 'El taxidermista' (Anantes)

Juan Manuel Sainz Peña posa durante la entrevista días atrás en la calle Larga. Juan Manuel Sainz Peña posa durante la entrevista días atrás en la calle Larga.

Juan Manuel Sainz Peña posa durante la entrevista días atrás en la calle Larga. / Vanesa Lobo

Comentarios 1

'el taxidermista' (Editorial Anantes) es el décimo libro del autor jerezano Juan Manuel Sainz Peña. Lo presentará el próximo 26 de abril, a las 19 horas, en la sala de usos múltiples del Teatro Villamarta, de la mano de los escritores Juan Pedro Cosano y Alberto Puyana, del editor Ismael Rojas y del director de escena Javier Sabadié. Asegura que será un acto divertido en el que no faltarán las anécdotas. Su nombre forma parte también de la programación de la Feria del Libro de Sevilla.

-¿De dónde viene 'El taxidermista'?

-Es un personaje del que tenía muchas ganas de hablar y que he rescatado de 'El criado de Velázquez' (Aldevara) con Parmenio Bablia, el investigador de los crímenes en Madrid. Una obra que sitúo temporalmente cuatro años antes que 'El criado'. Y es que hay una cosa muy interesante que es la 'sala de las maravillas', precursores de los museos de ciencia actuales. Lo que le pasa al taxidermista es que colecciona rarezas como siameses, personas con siete dedos, objetos prohibidos... Es una colección de horrores, en realidad. El tío estaba obsesionado con tener una pareja de siameses albinos disecados en su museo.

-Parece un chiste, que a usted se le dan bien.

-(Risas) ¡No, no, no! El tío es un zumbao de la vida. Recuerdo que una vez lo leyó un profesor mío y me dijo: "Juan , pero esto es sólo una novela, ¿no? ¿Tú no pensarás en hacer esto? No, no, pienso en cargarme a nadie (ríe). Mira, a mi mujer le publican ahora unos cuentos en Perú. Yo no podría escribir literatura infantil porque nada más empezar ya han violado a la princesa y le he cortado la cabeza al príncipe... (ríe).

-Total, que ha tenido que sacar al taxidermista que 'lleva dentro'. ¿Cómo le ha dado forma?

-He tenido que documentarme bastante porque cuando escribo un relato histórico me gusta que esté todo en su sitio, no improviso. Utilicé mucho material de 'El criado' y la forma se la he dado conforme iba apareciendo la historia. También, mucha lectura sobre la vida en la corte de la época Felipe IV, las costumbres, la vestimenta, la situación política, lo que valían las cosas, las clases sociales, el poder de la Iglesia... La verdad es que me lo he pasado bien porque me gusta mucho pintar el decorado. Hay cosas que me dejan helado como la falta de higiene entonces, el olor..., se dormía junto a las bestias. En fin, el foco de infección era brutal.

-Su décima novela, que se quedó a las puertas de Planeta.

-Sí, la mandé a varios sitios y se quedó en la mesa de edición de Planeta. Me dijeron que no la publicaban porque no me conocían, que la mandara a una editorial más valiente. Así que estoy bastante descreído de las editoriales grandes. Ahora tengo tres obras más que están sin editar y que están circulando en concursos, y Anantes, que son gente fantástica, me están pidiendo cosas ya.

-¿En qué se diferencia esta obra de las anteriores? ¿Aquí lo ha dado todo?

-Creo que sí. Es un punto de madurez que quizás no tengan tanto las otras. Esta es una novela que engancha desde la primera página.

-¿Usted es autodidacta?

-Sí, todo lo que hago es a través de mi práctica y de la lectura. Hay gente que se jacta de que escribe más que lee y creo que eso es un error muy gordo. Hay que leer.

-Tiene en su vitrina 90 premios literarios. ¿Qué busca en ellos?

-Al menos me animan. Te puede sonar la flauta una vez, pero varias... Pero, uf, el mundo de los concursos es..., lo que mandas a un sitio gana por unanimidad pero luego va a otro y no llega ni a la final. Afortunadamente la vitrina se va quedando pequeña.

-¿De cuál se siente más orgulloso?

-Del premio de Pola de Lena porque tiene 60 años de antigüedad y lo ganaron en su momento Antonio Murciano y Eduardo Mendicutti, entre otros muchos. Se presenta un montón de gente y yo lo tengo como algo muy especial.

-¿Cuál ha sido el premio más destacado al que se ha presentado?

-Inocentemente me presenté al Alfaguara pensando que era al que uno se podía presentar, pero todos esos premios están dados, al igual que el Planeta y Algaida. Son encargos editoriales. Aunque con Planeta hay que hacer una salvedad porque el jerezano Juan Pedro Cosano ganó el Premio Abogados de Novela 2014 con su obra 'El abogado de pobres' (Ediciones MR- Planeta). Yo no me presento a nada de eso, sino a premios de 3.000, 6.000 ó 9.000, que son más limpios.

-¿Y de qué obra se siente más orgulloso?

-De 'El criado de Velázquez' porque ganó el premio internacional de novela Ciudad de Almería, al que se presentaron más de un centenar de trabajos.

-¿Cuánto es lo máximo que ha ganado?

-Pues a veces me he juntado en un año con 14 premios y la suma ha sido de 8.000 euros, que no está nada mal. Bien invertidos en cosas muy necesarias para la familia.

-¿Se ha acostumbrado a ganar?

-No. Ya me lo han preguntado más veces y para nada. Me den uno de 100 o de 3.000 euros, el subidón es el mismo. A quien se acostumbre a eso es para darle.

-Habrá quien le califique como 'cazapremios'.

-Así parece que nos califican a los que nos presentamos a los concursos. Me parece una palabra un poco ridícula. Hay miles de concursos de prosa y poesía al año en España y yo sólo me presento a un centenar, lo digo abiertamente. Hay quien dice que me lo llevo todo y no es así, lo que pasa que es muy llamativo ganar un premio.

-También es una forma de darse a conocer.

-Sí. Y además, en las páginas de premios literarios cuando tu nombre se repite, te terminan conociendo y yo conociendo al resto. Es el ámbito en el que me conocen, en las editoriales no.

-Podría escribir un libro de anécdotas sobre su carrera literaria..., y de concursos.

-Sí, sí, sí (ríe), con los concursos literarios te puede pasar de todo. Esto de los concursos hay que tomárselo con mucha paciencia porque ni tú eres el mejor ni siendo el mejor se gana. Me pasó, por ejemplo, con un relato, en el que creía mucho y que presenté 25 veces a diferentes concursos. Y no había forma. Y, de repente, en una semana me llamaron de dos.

-¿Se atreve con la poesía?

-Sí, estoy haciendo ahora. No pretendo ser poeta, pero el otro día en un concurso de Sevilla quedé tercero de 150 poemas. No está mal para empezar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios