CINE

Dúo de actrices al desnudo

  • Tras pasar por el Festival de Málaga llega a la cartelera el último film de Julio Medem, en el que hace un remake del film chileno 'En la cama' con Elena Anaya

Julio Medem pertenece a esa dorada generación de cineastas españoles surgidos en los 90 y que parecieron ser la gran esperanza blanca. Sin embargo, el destino ha sido desigual con ellos. Amenábar y Alex de la Iglesia siguen en la brecha, aunque el segundo ha parecido perder algo de su fuerza en sus últimas producciones, aunque Alejandro Magno tenga éxito por todos ellos. Pero otros como Juanma Bajo Ulloa han desaparecido prácticamente del mapa, cuando su cine no estuvo a la altura de lo que dejaban ver sus primeros filmes. Medem se impuso con sus primeros títulos, donde daba alas a un mundo y una forma de narrar personal e intransferible, que le crearon un cierto mito, con filmes como Vacas,La ardilla roja, Tierra, Los amantes del Círculo Polar o Lucía y el sexo. Su desencuentro con el mundo vino cuando rodó el polémico y sesgado documental La pelota vasca, visión del conflicto de Euskadi que le granjeó las iras de muchos sectores sociales. Cansado tras esta experiencia, volvió a la ficción con Caótica Ana, pero le esperaba una nueva decepción. El choque con crítica y público fue bastante duro y el film fracasó en todos los frentes, llevándole incluso a tener problemas económicos.

Tal vez por ello ha aceptado por primera vez en su vida un encargo. En principio, la productora Morena Films le propuso rodar Habitación en Roma, un remake del film chileno En la cama, una película de hace cinco años. De éxito en festivales, contaba en tiempo real la relación de una pareja ocasional en la habitación de un motel. Ahora se trataba de pasar esta trama a Roma y convertir a los amantes eventuales en dos mujeres. Pero Medem tenía claro que no quería hacer una película sensacionalista y con morbo, sino de sentimientos, donde las almas quedasen más desnudas que los cuerpos. Claro que la ambientación romana sería relativa, pues allí sólo se rodaron unas escasas tomas de exteriores. Siguiendo el patrón del film revisado, casi toda la acción transcurre en una habitación y a lo largo de unas pocas horas recreadas en un estudio madrileño, con lo que la película no ha salido muy cara, a lo que hay que añadir que prácticamente sólo hay dos actrices. Una es la española Elena Anaya, que tenía ganas de repetir con Medem tras Lucía y el sexo. Más complicado fue localizar a su compañera, la ucraniana Natasha Yarovenko. Se había contratado a una actriz rusa para el papel, pero la noche antes de coger el avión para España su novio leyó el guión y no le gustaron nada las escenas subidas de tono, así que la convenció para que no hiciese el film. Entonces entró Yarovenko, que intentaba abrirse paso como actriz en Barcelona.

Medem trabajó con las dos por separado hasta prácticamente el rodaje, para mantener la sorpresa que se llevan sus personajes al conocerse en la trama. Elena Anaya es una ingeniera española que tiene que pasar una noche en un hotel romano antes de volverse a España. Allí conoce a una rusa a punto de casarse. Atraídas, acaban pasando juntas esa noche, en la que más allá del sexo comparten sus heridas emocionales mas íntimas y comparten sus dolores más secretos. Habitación en Roma llega a los cines tras haber sido la película de clausura en el último Festival de Málaga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios