Ecuánimes e imparciales

ES lo que queremos ser siempre los coordinadores de esta página. Y en esta línea escribíamos y concluíamos en nuestro Origen e Historia del Antiguo Obispado Asidonense (Jerez Fra., CEHJ, 1997): "Con la llegada de los almohades huyeron los últimos jerezanos o los últimos asidonense o gaditanos autóctonos. (…) Estas últimas gentes atesoraban en sí mismas una tradición cultural y étnica que se perdía en la propia Antigüedad. Fueron ellos los tartésicos o turdetanos que recibieron y aceptaron la cultura grecolatina para, andando el tiempo, evolucionar hacia el cristianismo. Y, étnicamente, eran ellos los postreros hispanorromanos auténticos (…), los representantes del último eslabón humano que unía en nuestro suelo la Antigüedad y el Medievo.

(…) Tras la reconquista cristiana, Alfonso X despuebla totalmente Jerez. Estos habitantes que salieron un siglo después de los mozárabes constituían el ejemplo vivo de otra unión cultural y étnica: la que produjo al-Ándalus".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios