Emilio González: "En esto hay que embestir hastá más que el toro"

  • El ganadero de Herederos de José Luis Osborne Vázquez tiene una amplia camada y volverá a lidiar en la plaza de El Puerto en la próxima temporada

Para Emilio González San Román Osborne, la famosa vacada portuense está en plena pelea, por la lucha diaria en el plano de sementales, fincas, comercial... Para los aficionados al ritmo y la embestida de aquellos toros que se criaban en la cercana finca de "Bolaños", hay una buena noticia y es que la vacada va a lidiar en El Puerto este año.

"Desde que nos vinimos desde Jerez a estas fincas de Puerto Acebuche, en Castillo de las Guardas, y Montecillo en El Madroño, tenemos muchos frentes abiertos e intentamos que todo salga bien, unas veces es así y otras vamos aprendiendo", dice el ganadero.

Aprendiendo aunque es "hijo del cuerpo" ya que es hijo del ganadero Emilio González Sanromán García y de Rosario Osborne Domecq. Emilio busca un toro muy definido: "quiero que el toro de Osborne tenga ritmo de embestida, con calidad, con clase. Ahora se está echando un toro con mucho poder, grande. Pero cuando me hice cargo de esta ganadería, hace diez años, era un toro que le costaba coger los 500 kilos y había que ponerlo muy gordo para que pesara. Hoy se pide más caja en el toro y nos estamos adaptando a lo que nos piden los empresarios para poder ir a las plazas. Pero lo principal es que sean bravos y tengan mucha calidad para que disfrute tanto el público como el matador, que sea completo para todos".

Diez años trabajando: "se tarda tiempo en buscar lo que uno quiere pero la base está en casa, que es lo importante. No hemos cruzado nada y por eso nos cuesta un poco más adaptarnos. Dentro de la casa hay de todo: con más o menos caja, con más o menos poder, más bravo, más templado de embestida... hay de todo y es una ganadería para disfrutarla mucho trabajando porque hay muchas líneas para trabajar. Tú has visto un tentadero en el que hay de todo: hay carbón, hay mucha clase, hay ritmo, hay calidad... la tarea es fijar mucho lo que uno quiere y así en diez años cambia una ganadería a mejor".

Lo que pretende el ganadero se ha visto en una novillada que lidió en Los Palacios: "embistió toda y eso es lo que busco. Que salga una corrida así en una plaza importante y que tenga mucha repercusión. Pero hay que tener suerte, ir y que te lo quiera las figuras. Incluso hay que embestir más que el toro".

Se dice que los ganaderos tienen que tener suerte hasta con el cartel. De momento hay reseñada por la empresa Serolo una corrida de toros para El Puerto este año: "la camada es muy amplia porque hay para catorce festejos. Se puede escoger para El Puerto una corrida en hechuras de embestir, se puede escoger una corrida extraordinaria, lo que hace falta es que haya suerte".

Nos imaginamos que será una corrida bonita y con el tinte veragüeño de la variedad de pelo, pero el ganadero tiene otras prioridades: "lo importante es el fondo que lleve dentro porque de lo bonito no se come. Lo importante es que salgan corridas buenas en El Puerto como la de Santiago Domecq del año pasado, que me gustó mucho. Que se te quede en la memoria es lo bonito de esto".

Emilio va a lidiar en El Puerto y Sanlúcar: "lo que pasa es que es ahora cuando se están haciendo las corridas y no sabemos si podemos contar con Valencia o Málaga por citar dos plazas de primera. No puedo adelantar nada porque todavía hay que trabajar mucho".

La ganadería se fue a Sevilla pero todavía Emilio no ha lidiado allí: "quiero ir pero bien, que pueda tener toros para que se escoja para Sevilla y no para una sola vez sino con la pretensión de que la ganadería de Osborne esté muchos años en el abono sevillano". Que así sea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios