'Encierro' creativo en Magalia

  • Cinco creadores andaluces, como el jerezano Adolfo Ortega, participan junto a otros 27 de diversos países en proyectos que pretenden dar forma a nuevos lenguajes dramáticos, en un castillo de Ávila

Sara Molina (Jaén, 1958), Ana Mezz (Nottingham, RU, 1969), Manuel Rodríguez (Úbeda, 1980), Adolfo Ortega (Jerez, 1975) y Joaquín Embi (Almería, 1971) son los cinco creadores andaluces que participan en la cuarta edición de los Encuentros en Magalia de Creación Contemporánea, que reúnen durante diez días a 32 creadores españoles y europeos para dar forma a 11 proyectos de artes escénicas que tienen como nexo la investigación de nuevos lenguajes dramáticos.

Este laboratorio de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) del teatro español es una iniciativa de la Red de Teatros Alternativos y el Ministerio de Cultura de España y cuenta con el apoyo de la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales de la Junta de Andalucía. Se celebra hasta mañana en el Castillo Palacio de Magalia, propiedad del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) y ubicado en Las Navas del Marqués (Ávila).

Los 11 proyectos que se investigan en Magalia fueron seleccionados entre 80 propuestas presentadas a la Red de Teatros Alternativos. Se requería no haber sido producidos con antelación y contener una propuesta de investigación para desarrollar durante el 'encierro' en el castillo.

El resultado de las 11 investigaciones se ofrece hasta hoy en diferentes formatos (lecturas dramatizadas, representación semiescenificada, conferencia, ensayo abierto al público, etc.). Con posterioridad, los proyectos podrían dar lugar a espectáculos susceptibles de ser exhibidos en distintos circuitos.

Adolfo Ortega está en Magalia como vídeo-creador, colaborando con la iniciativa, y apoyando el proyecto de Sara Molina, alma mater de la compañía granadina Q Teatro, con 'Knots: Nudos', una vídeo-creación en la que busca las claves de los otros 10 proyectos que se ensayan en el castillo de Magalia. Ortega hizo teatro en su ciudad natal desde los 19 a los 23 años en la compañía Tras el trapo. En Madrid amplió estudios en el Laboratorio de William Layton y en el método Michael Chejov, que conoció en 2001 en un intercambio cultural con creadores lituanos; y en Argentina, con Yoska Lázaro. En la compañía Ara Teatro estrenó Niu-yo, Niu-yo. La tragedia de un gitano, cercano a la estética de La Zaranda. "En todos los grupos donde estaba me dedicada a la producción además de actuar, así que he cursado el máster en gestión de Artes Escénicas de la SGAE", indica. En estos momentos, tiene previsto asentarse a Jerez y seguir haciendo teatro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios