'Enclave de Sol', una apuesta por el flamenco más costumbrista

  • La Fundación Gerardo Núñez y Carmen Cortés citará mañana en el Cerro Jaramillo, un balcón a la campiña, a artistas de la talla de Carmen Linares, David Peña 'Dorantes', Jorge Pardo o Carles Benavent

Comentarios 2

La estampa tradicional del latifundio andaluz y el toque personal de Carmen Cortés y Gerardo Núñez han convertido al festival 'Enclave de Sol' en uno de los más atractivos de la provincia. Quien acude a él no solamente captará la esencia de artistas flamencos punteros, sino que además podrá deleitarse con unas vistas y un marco incomparable, tan impropio pero a la vez tan genuino para un evento de este tipo.

Organizado por la Fundación Gerardo Núñez y Carmen Cortés, la tercera edición de este encuentro, que se celebrará el sábado a partir de las nueve de la noche, contará este año con un cartel de lo más variopinto, ya que por el anfiteatro del Cerro Jaranillo pasarán nombres como los de Carmen Linares, Dorantes, Jorge Pardo y Carles Benavent. Junto a ellos, Gerardo Núñez ha tirado de la juventud de artistas como Diego del Morao, Rafael de Utrera y la almeriense María José Pérez que se unirán al toque exótico del trío IBN Baya, que ahondará en la música andalusí y medieval.

Mientras ultiman los detalles del festival, Gerardo Núñez y Carmen Cortés cuentan que "lo que parecía que iba a ser simplemente una pequeña cita para amistades y conocidos se ha convertido en un evento que incluso traspasa ya el ámbito local. La idea surge a raíz de que Carmen y yo creamos la Fundación que lleva nuestro nombre y bueno, buscábamos un espacio donde situarla de cara al futuro y donde podamos seguir con nuestras actividades culturales que nos mantengan siempre en contacto con este mundo. Por azar elegimos este sitio, que cuenta con unas vistas extraordinarias, creo que tiene un enclave perfecto, y a partir de ahí creamos este encuentro que este año cumplirá su tercera edición".

El guitarrista jerezano explica que Enclave de Sol "queremos que sea un encuentro entre el flamenco y las demás músicas del mundo. El flamenco es el anfitrión, el que invita a los demás. A Carmen y mí lo que más nos gusta es que se produzcan cosas en el escenario. Los artistas ven que todo se hace con cariño y eso transmite. El concierto del año pasado de Poveda fue espectacular y estuvo entregadísimo. Este año lo que más me interesa es que los artistas se motiven aquí y que no estén mirando el reloj para irse".

Al ser preguntado sobre las particularidades del festival, Gerardo comenta que las principales diferencias es que "está dirigido y pensado por artistas, a nosotros nos interesa sobre todo el arte más que el evento en sí. Carmen, por ejemplo, lleva varios días trayendo flores para que esto sea más acogedor, eso es lo que tiene este festival".

De cualquier forma, no todo es un camino de rosas al hablar de la organización, principalmente porque "conseguir dinero no es fácil. Debemos tener pues la ayuda pública y eso es lo más difícil, porque dependen siempre de la política. Antes había un director, luego con las elecciones hay otro y bueno, es complicado. Eso es lo difícil porque creo que los artistas en sí siempre responden a la llamada de otros artistas. Ven que es una cosa que se hace a través de la Fundación, sin ánimo de lucro, y todo el mundo colabora bastante bien".

"Las ayudas están muy politizadas, no son neutrales-continúa el artista-. No se ayuda lo mismo a un Festival que se haga en Trebujena que a uno que se haga en Arcos. Hay que estar muy detrás de ellas, solicitarlas a tiempo. Creo que nos hemos encontrado con que el flamenco se ha desarrollado bastante y que tenemos un producto internacional vendible, pero al mismo tiempo esa industria no ha crecido a la vez de ese arte flamenco. Entonces, nos encontramos con que tenemos una carencia impresionante de gestores, que deben ser los que pidan las ayudas, los que promuevan al artista, lo que es realmente la palabra mánager".

A medio corto plazo la Fundación pretende consolidar un "espacio para hacer de todo, desde una exposición hasta poder ensayar una compañía de danza o hacer conciertos durante el invierno. La Fundación lleva constituida tres o cuatro años, lo que pasa es que nosotros, por nuestro trabajo, la tenemos un poco aparcada, pero bueno, cuando nos cansemos de dar vueltas nos dedicaremos a producir discos para gente joven y a organizar eventos para que otros artistas de todo el mundo compartan su música con nosotros".

Aún así "todo requiere un tiempo. Por ejemplo, el festival se hace sobre un anfiteatro que hemos hecho pero que no está cimentado. Hace falta que la Junta te dé un plan de actuación, un permiso para el medio ambiente...en fin, una serie de cosas que necesitan su tiempo. Los artistas ven que estamos creando un espacio cultural y eso hace que se comprometan más".

Gerardo Núñez suele echar mano siempre de los jóvenes, entre otras cosas "porque cuando me fui a Madrid los artistas eran muy reacios a abrirte las puertas. El único que me vio en Madrid y me llevó directamente a tocar al Teatro Real fue Enrique Morente. Como yo he sufrido eso, con la gente joven que tiene un valor artístico le abro las puertas y le ayudo a publicar sus discos, no sólo a los que vienen este año que son Rafaelillo de Utrera o María José Pérez, sino que hemos hecho el disco de Antonio Rey, de Jerez, de Miguel Ochando de Granada, de Miguel Ángel Cortés, Jesús de Rosario, hemos hecho la Joven Escuela de la Guitarra, en definitiva, hemos hecho muchas producciones, casi todas en el estudio de mi casa y bajo mi dirección. Hay gente joven con mucho talento".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios