España gana la batalla a Odyssey

  • La devolución del tesoro tendrá que hacerse efectiva en un plazo aproximado de diez días · Wert señala que las piezas arqueológicas serán restauradas y distribuirán la colección en distintos museos nacionales

La justicia de Estados Unidos (EEUU) ha fallado a favor de España en el denominado Caso Odyssey y, en consecuencia, la empresa cazatesoros deberá devolver el tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida en combate en 1804 frente a las costas del Algarve.El escalón más alto de la pirámide parece haberse salvado y ante esta decisión ya no cabe recurso. Las reacciones no se han hecho esperar, el fallo judicial supone el retorno a España de una colección de 500.000 monedas de plata y oro halladas en 2007 en la citada fragata. La devolución tendrá que hacerse efectiva en un plazo aproximado de diez días. Las piezas permanecen custodiadas en Florida.

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, celebró ayer la decisión judicial junto al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. "Esta sentencia devolverá a los españoles un tesoro de incalculable valor histórico", precisó Wert. Ambos explicaron que en cuanto se notifique la sentencia se fletarán dos aviones hércules para transportar el tesoro, consistente principalmente en monedas, que se encuentran en 600 cubas de 25 kilos cada una.

No pasaron por alto, además, que esta sentencia puede crear "un precedente jurídico", en caso de que ocurriera algo similar. Así, los ministros garantizaron que el tesoro está íntegro y en buen estado de conservación, según se ha podido comprobar en inspecciones periódicas autorizadas por las instancias judiciales de EEUU.

Ante la posibilidad de que el Tribunal Superior ordene la suspensión de la sentencia tras un hipotético recurso de Odyssey, Wert resolvió que "son riesgos procesales, no es probable pero es posible". Una vez recuperado el tesoro, expertos y especialistas lo estudiarán y restaurarán para evitar daños futuros y distribuirán la colección en distintos museos nacionales.

García-Margallo, por su parte, reconoció el trabajo realizado por los ministros de Cultura del anterior gobierno sobre esta cuestión desde que en 2007, la empresa Odyssey anunciara que había transportado el cargamento de la fragata a los Estados Unidos.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quiso trasladar también tras conocerse el fallo la felicitación en nombre del Ejecutivo "a todos los españoles" por la decisión y destacó el valor de esas toneladas de oro y plata por lo que "representan de la historia" del país, "de un pasado que fuimos y de un futuro que tenemos todos que trabajar para volver a ser".

Descendientes españoles del General de la Armada Diego de Alvear y Ponce de León dejaron constancia de su satisfacción. "Es el premio a la eficaz y constante labor del Gobierno español en su lucha por reivindicar la propiedad de los restos arqueológicos de la fragata". Así, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, se sumó a la resolución del tribunal con gran satisfacción.

En esta batalla legal por el expolio del patrimonio nacional el Campo de Gibraltar se ha visto en numerosas ocasiones en el epicentro de la noticia. En la noche del 17 de mayo de 2007 un Boeing 757 fletado por Odyssey desde Gibraltar voló rumbo a Tampa (Florida) con el cargamento de monedas perdido hacía más de 200 años.

La primera vez que llegó a las aguas del Estrecho de Gibraltar Odyssey fue en 1998, iban tras la pista del HMS Sussex, galeón británico hundido en 1694 en estas aguas. En el año 2000 eligieron como punto de atraque el puerto de Sotogrande (San Roque), entonces se produjo la primera expulsión de aguas territoriales. Sin embargo, en el 2002 regresó, pero optó por atracar en Gibraltar. La Guardia Civil asaltó a su barco en aguas nacionales y les echó. La compañía volvió en 2004 y un año después se les volvió a prohibir sus acciones.

En 2006 se alcanzó un acuerdo entre Odyssey, Gran Bretaña y España para localizar el Sussex, siempre con buzos arqueológicos españoles a bordo pero nunca para labores de extracción. A la espera de la designación de los técnicos nacionales, la compañía cazatesoros anunció el 18 de mayo el descubrimiento del pecio Cisne Negro -nombre clave- y la recuperación de un tesoro de 17 toneladas de oro y plata. Odyssey se negó a revelar el lugar del hallazgo, que situó en aguas internacionales, pero sus barcos atracaron en Gibraltar, cargaron el botín en el Peñón y trasladaron el tesoro a EEUU desde el aeropuerto, su último capítulo. Tras esta cadena de hechos, una larga batalla judicial y de investigación ha fallado a favor de España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios