Éxito de público en la retrospectiva que la Berlinale dedica a la obra de Luis Buñuel

  • El brasileño Jose Padilha sacude el festival con Tropa de elite, sobre la guerra de las favelas

El genio del director español Luis Buñuel ha sumido a la Berlinale en una "fiebre" del surrealismo que se contagia en los escenarios emblemáticos de Berlín, como el teatro Volksbühne, los cines Zeughaus o la Cinemateca Alemana, encauzadores del fervor del público.

La amplia retrospectiva organizada por el festival sobre el aragonés se ha convertido en la más exhaustiva de las dedicadas a este renovador del séptimo arte, con cuarenta títulos de todas sus épocas, entre ellos, obras indispensables como El Ángel Exterminador, Ese oscuro objeto del deseo o El discreto encanto de la burguesía -Oscar a la Mejor Película Extranjera-.

El escenario de la Volksbühne vivió uno de los momentos álgidos de la retrospectiva, con un palco abarrotado, durante el primer pase de Un perro andaluz, con música en directo. El homenaje incluye también cintas de Jean Epstein como Mauprat, primera incursión de Buñuel como ayudante de dirección, o La caída de la casa Usher. El Instituto Cervantes acoge, además, una exposición dedicada, Universo Figueroa, a la trayectoria de su fiel colaborador, el camarógrafo Gabriel Figueroa, que trabajó con directores como Houston y Ford.

Por otro lado, en la Sección Oficial del Festival, el nombre del día fue el del brasileño José Padilha con Tropa de Elite, una inmersión en la guerra de las favelas desde la perspectiva policial. Oriente fue el protagonista de las restantes cintas: la alemana Kirschblüten (Jardín de Cerezos), de Doris Dörrie, narra el viaje de homenaje y reencuentro de un reciente viudo a Japón, mientras que Sparrow, de Johnnie To, realiza un recorrido por Hong-Kong de la mano de unos carteristas, veneradores de una enigmática intrigante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios