Educando con arte

'Explosión de Gas’ de Manolo del Valle

  • Consideraciones didácticas Para una mejor apreciación y entendimiento de esta especial pieza será de mucho valor poseer un conocimiento del Movimiento IMPRESIONISTA, así como de la obra de EDGAR DEGAS y de otros artistas de esta tendencia. También sería conveniente conocer el significado de términos como MATERIA ORGÁNICA y POLIURETANO.

Obra de Manolo del Valle Obra de Manolo del Valle

Obra de Manolo del Valle

Escultura realizada con diversas técnicas, arcilla, papel maché, telas y espuma de poliuretano. Los que posean un poco de conocimiento de lo artístico, ante esta obra, tendrán una referencia, más o menos clara: una de las típicas bailarinas que el artista francés Edgar Degas realizó y que se convirtió en todo un icono del arte impresionista. Eso es, también, lo que ha llevado a Manolo del Valle a plantear esta obra que viene a cuestionar abiertamente la determinante realidad del Impresionismo. El artista jerezano realiza una profunda intervención en lo que sería una obra capital de esta tendencia artística. El Movimiento Impresionista ha sido considerado, quizá con demasiada fuerza, como una estética de infinita significación en la Historia del Arte a partir de la segunda mitad del siglo XIX; incluso se le ha identificado como la puerta que abre el Arte Contemporáneo. Sus planteamientos artísticos han sido, por tanto, repetidos hasta la saciedad. Manolo del Valle cuestiona esa realidad y, con el sentido de la ironía que le caracteriza, realiza una escultura en la que una obra impresionista presenta acusados elementos con un claro sentido crítico. La bailarina de Manolo del Valle, realizada con materiales modernos, de 85 centímetros de alto, se nos aparece con una acusadora manifestación: de su vientre sobresale una materia orgánica, que puede recordar las vísceras de un ser vivo. Claramente podemos pensar que hay una gran diferencia con la obra que sirvió como modelo, una de las famosas bailarinas del artista francés. Aquí, el jerezano plantea un hecho diferenciador como es ese elemento que repele y que, en nada tiene que ver, con la belleza aparente de la obra impresionista. Existe, pues, una visión irónica, un doble sentido y un juego de intenciones contrarias.

Desde el título, "Explosión Degas", ya nos encontramos con una especie de divertimento. La obra primitiva ha sido, en este caso, casi destruida y se nos aparece en pleno momento de descomposición; queriendo el artista dejar constancia de que ante la propia belleza del modelo puede existir mucho más. En ese sentido y alegando a esa dimensión irónica que plantea la obra, el propio Manolo del Valle concede dos títulos más a su obra: "Femme soutenue" (Mujer apoyada) y, sobre todo, "La Belleza está en el interior"; con ello nos da una clara idea de su postura hacia esa realidad artística que tanta fortuna ha tenido a lo largo del tiempo, quizás más de la cuenta. Manolo del Valle se vale de esta consideración y actúa plásticamente ofreciendo una realidad que distorsiona el sentido de la estética impresionista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios