El Fandi consigue doblete de máximos trofeos en La Isla

  • En un festejo con mucho aire de levante y toros descastados, Benjamín Gómez se sobrepuso a un mal lote sumando dos orejas y Finito de Córdoba se fue de vacío

El Fandi, que debutaba en San Fernando, fue el triunfador de la corrida de toros de feria cortando los máximos trofeos en sus dos toros, aunque le anduvo a la zaga por disposición, ganas y por sobreponerse a un mal lote, el matador local Benjamín Gómez, que le echó valor a sus dos toros y se sobrepuso a una tremenda voltereta, sumando una oreja de cada oponente.

No era un sorpresa que Benjamín Gómez, que anda parado, solventara la papeleta de oponerse con sobrada dignidad a dos figuras, tampoco que El Fandi formara un alboroto: lo que sí que fue sorprendente, o inesperado, es el gran ambiente que reinaba en la plaza de toros de La Isla, con una muy buena entrada. Y eso que el festejo se sustentaba exclusivamente en la afición isleña, en víspera de un día festivo inexistente en el resto de la Bahía. Un acierto de la empresa esta apuesta y una demostración de que en San Fernando hay afición y ganas de ver toros. Desde que la empresa Postigo recuperó la plaza, y con ello la fiesta, han pasado unos años de altibajos y ya es hora de que se vayan viendo los frutos.

En suma, acierto con el cartel y tres cuartos de plaza. Lástima que la corrida no diera más de sí, descastada y floja, con toros rajándose pero con el punto de nobleza y manejabilidad que nos permite decir que, de no haber soplado con fuerza el levante, se hubiera vivido mucho mejor espectáculo. Aún así, ahí están los triunfos de El Fandi y Benjamín Gómez.

El viento soplaba fuerte cuando Finito lidió a su primero, noble por los dos pitones y suave y Finito se empleó en pegar los muletazos, afeada y espaciada su labor por el aire. En el mismo son su segundo toro, mientras duró pudo instrumentar el cordobés series buenas y trabajadas con la diestra, porque Finito puso voluntad en la tarde de ayer hasta que el toro se rajó. Buena prueba de su larga porfía fue que sonó el aviso antes de matar.

El Fandi puso a la gente en pie en banderillas en su primer toro. Se estrenó en San Fernando con una larga de rodillas en el tercio para seguir con verónicas y chicuelinas. Con los palos, cuarteo, molinillo y violín enloqueciendo a la masa y con la muleta, inicio de faena de rodillas. El toro se rajó pero El Fandi tuvo la virtud de sujetarlo eslabonado una faena al socaire del levante. Con su segundo, de nuevo, los máximos trofeos alegrando los primeros tercios, además de con las banderillas, ligando en el quite la chicuelina con la saltillera. Con la franela aprovechó el pitón derecho cerrando con efectismo por molinetes y el desplante rodilla en tierra. En este tipo de plazas y en estas ferias es un ciclón.

Nos gustó Benjamín por su seriedad y firmeza. Superar una voltereta como la que se llevó en el tercero y volver a la cara del toro como si nada es una proeza. Paró a su primero de una larga de rodillas en el tercio. La pena fue que el toro, sin duda endeble de los cuartos traseros, no pasaba, con muy corto recorrido. El matador isleño se encontró además con que el viento racheaba de nuevo. Resolvió porfiando, moviéndose muy cerca de los pitones y encunado en un arrimón. En el remate el toro, al reponer en una manoletina, alcanzó al torero muy feamente. De nuevo en pie, enrabietado, Gómez se puso por el mismo pitón. Una oreja muy peleada.

También por encima del toro en el que cerró plaza, otro animal rajado que se refugió en tablas, y en ese terreno le plantó cara Gómez hasta sacarle todo lo que tenía el descastado animal en una nueva pelea en la que el isleño llevó la iniciativa atacando casi con desesperación por arrancar una oreja que ganó a ley.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios