Fernando Savater gana el Planeta 15 años después de haber sido finalista

  • El escritor obtiene el premio con la novela 'La hermandad de la Buena Suerte', una obra ambientada en el mundo de las carreras de caballos · Ángela Vallvey, finalista con 'Muerte entre poetas'

El filósofo y escritor Fernando Savater se hizo anoche con los 601.000 euros del Premio Planeta con La hermandad de la Buena Suerte, una novela de ficción "pura y dura", según dijo anoche el propio autor, ambientada en el mundo de las carreras de caballos.

El nombre de Savater ya aparecía entre los posibles ganadores del año pasado, y el escritor fue, de hecho, finalista del premio Planeta hace quince años, en 1993, con El jardín de las dudas. En esta ocasión, Savater se hecho finalmente con el primer premio bajo el seudónimo de Patricio y con el título ficticio de La curva del Pardo.

La hermandad de la Buena Suerte es, en palabras del escritor donostiarra, "una mezcla de libro de aventuras y aliño metafísico, ambientada en el mundo de las carreras de caballos". Irónico y emocionado, Fernando Savater dijo al recoger el galardón que se trataba de una novela de ficción "pura y dura; una novela prodigiosa porque no sale ni la guerra civil, ni Troya, ni la guerra mundial, ni la de la independencia. Y es más, tampoco sale una catedral, ni siquiera una capilla".

Tuvo tiempo Savater para desear que "todos disfruten del juego de la lectura", para recordar que hace 15 años fue finalista del Premio Planeta, el año que ganó el peruano Mario Vargas Llosa, y también para rememorar la figura de José Manuel Lara, padre: "Cuando hablaba con él, siempre me insistía mucho en que tenía que escribir otra novela. Me preguntaba: '¿Qué estás haciendo ahora? ¿Filosofía? Eso son paparruchadas'".

Por su parte, la escritora manchega, de Ciudad Real, Ángela Vallvey se convirtió en finalista con Muerte entre poetas -novela oculta bajo el título ficticio de La inocencia de los bárbaros y firmada bajo el nombre de Barfleur-. La obra relata la historia de un poeta detective que se reúne con otros escritores en Toledo. En su intervención posterior a la lectura del fallo del jurado, Vallvey también tuvo palabras para recordar al desaparecido editor e impulsor del premio: "Seguro que, esté dónde esté, ha estado siguiendo todas estas noches. Estará intentando convencer a Cristo para que escriba sus memorias, que seguro que tendrían una gran público. O estará fundando una editorial".

La escritora recordó la importancia que este premio había tenido en su casa y en su juventud: "Los Planetas han hecho un gran favor a mi familia. Mis padres los compraban siempre, aunque no los leían nunca. Yo sí, y me salvaron de dos horrores: la soledad y el aburrimiento".

El jurado de esta LVII edición, cuyo primer premio está dotado con 601.000 euros, ha estado formado por Alfredo Bryce Echenique, Álvaro Pombo, Rosa Regás, Carmen Posadas, Pere Gimferrer, Alberto Blecua y Carlos Pujol. El premio fue entregado tras una cena que estuvo presidida por la Infanta Cristina.

La concesión del Planeta ha estado este año refrendada tanto por el récord de participación, 528 originales, como por el reciente reconocimiento a la obra de Juan José Millás, anterior ganador del certamen, que obtuvo con El mundo el Premio Nacional de Narrativa 2008.

Ángela Vallvey, por su parte, obtuvo su primer éxito en 1991 con A la caza del último salvaje, novela a la que siguieron Vías de extinción (2000), No lo llames amor (2002), La ciudad del diablo (2005), Todas las muñecas son carnívoras (2006) y, sobre todo, Los estados carenciales, obra que mereció el premio Nadal en 2002. En 2004, además, logró el IV Premio Ateneo de Sevilla de Poesía por su obra Nacida en cautividad. Vallvey, que ahora confirma al ser finalista del Planeta que sigue su carrera ascendente, es además colaboradora habitual en distintas revistas y programas de radio y televisión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios