El Festival de Cine de Tarifa arranca con la presencia de Eloy Azorín

  • El encuentro abre una ventana a una industria de pocos medios pero mucho mensaje

En algunos países de África sólo existen dos o tres salas de cine. En Nigeria cerraron a causa de una violenta rutina, los asesinatos de espectadores al comenzar las proyecciones. En un continente lastrado por su pobreza, la cinematográfica es una mal llamada industria. Desde él, sin embargo, se asoman directores con una mirada creadora y franca, con pocos medios y mucho mensaje. Sus obras abren una ventana a una realidad demasiadas veces desconocida o estereotipada. El Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT) divulga esos filmes que son alternativos, pero no al estilo de Sundance. Hoy comienza la quinta edición del certamen.

En Tarifa no hay glamurosa alfombra roja como en la Croisette, pero se ha trabajado su hueco de proyección nacional añadiendo a la causa a rostros conocidos de la industria española. El año pasado se pasaron por el certamen Enma Suárez o Javier Fesser. Éste ha encontrado el apoyo de Benito Zambrano y en la gala de inauguración de hoy (iglesia de Santa María, 19.00 horas) participará el actor madrileño Eloy Azorín. A continuación, por cierto, se podrá ver la película sudafricana DRUM, de Zola Maseko, que en 2005 triunfó en el festival de Uagadugú (Burkina Faso), considerado el más importante de África, por su denuncia del apartheid.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios