Futuro en la cultura y la industria

SUEÑOS de niños, quizás sonrisas junto a los matorrales de aquellas plazas imaginativas y esperanzas de aquel barrio.

La generosidad es signo de libertad, solidaridad y regar las macetas de nuestro patrimonio, orígenes de tiempos pasados y respeto a nuestros “mayores”. Escribo estas palabras pensando en el inmerecido galardón que me ha dado el Ateneo Literario, Artístico y Científico como Gaditano del Año 2009 en el apartado de las Artes Plásticas.

Merecedores son todos aquellos que desde la humanística, la literatura, las ciencias..., abren caminos de progresos y sobre todo, aquellos que desde la solidaridad diaria “tapan” boquetes abiertos entre la población circundante. Como ejemplo los “sin techos”. ¿Cómo es posible que tantos barcos pasen por nuestras costas y no fondeen desde la ilusión? Misterio hacia aquellas industrias que nunca llegan. La literatura tiene poemas junto a los copos de nuestros vientos, líneas escritas tras los folios blancos y maletas expuestas al sol según los andenes de nuestras vidas. Hay promesas, pinceladas, veladuras por resurgir y competitividad en esos trabajos que tanto nos faltan. Marcas, patentes, subvenciones, e innovaciones, “personajes” en las salas de esperas de los “ferrocarriles”. Hay que resurgir emociones, ladrillos abiertos por las azoteas hasta los miradores. Ha habido un pasado y un presente; aquellos inicios, ejemplar, de una industria textil incluida en lo “emergente” en nuestra Provincia.

Línea de investigación que dirigí en la UCA pues para mí la Bahía comienza en la Sierra Gaditana, su Campiña, sus ríos y afluentes, un mar Atlántico que da paso a múltiples pueblos de nuestra cultura y de nuestra Comarca. Aún es posible..., en el pasear dubitativo dentro de la observancia de ese tren que aún no llega. ¿O tal vez esté ya aquí? Un Jerez cultural, creación plástica, industrial, donde los jóvenes valores puedan tener su oportunidad. El patrimonio de Jerez es único en su género, despertar de multitud de horizontes cultivándose la coreografía hasta nuestras paredes; cultura que emana junto al levante o el poniente. Un Centro Superior, sería necesario, que coordine, investigue, explore nuestras raíces y las conserve, restaure, apoyado por los entes públicos o privados, con generosidad. Material hay realizado, bastante, amplio y con “cheque en blanco”. Puedo garantizarlo. Desde nuestro patrimonio, esencia del pasado y voluntad despertada, conseguiremos revitalizar nuestras esencias del futuro que anhelamos para nuestros mares. Del arte se aprende la misión de servir a la sociedad, jardines de nuestras “calles”, abono diario de las plantas, flores silvestres y libres por el agua diaria regada del jardinero. Estamos en un momento de acción, urgente, comienzos de nuevas perspectivas descubiertas, ritmos estudiados del pasado y con especial atención al futuro. Si profundizamos en las raíces del entorno, podemos comenzar un nuevo aletear, colores en el propio Arte, trabajo diario de nuestros suelos. Hay generosidad entre los dedos de muchas manos, dispuestas a ofrecer desinteresadamente, un rincón del tiempo para que nuestro entorno sea mirador del trabajo, diario, entre la arquitectura de la experiencia. Es “fácil” pensar con las dimensiones de nuestros horizontes y poder ir consiguiendo que la cultura actual jerezana sea florecimiento para muchos artistas, suelo blanco de paredes de cal y creatividad de nuestro caminar diario. Hay que estar abierto a los ríos con sus afluentes, mirar las orillas que nos circundan y pasar el puente de nuestros vecinos. No podemos quedarnos estáticos; convencernos de nuestras actitudes y aptitudes, posibilidades inmensas que convierte el paseo por nuestra campiña y mar en una frescura de ir y venir de las olas y de los buenos caldos de vid y manos de nuestras cepas. Tenemos que tomar conciencia de que podemos “resurgir” porque aún no hemos comenzado nuestra trayectoria ascendente. Tenemos una de las zonas andaluzas de más proyección de futuro en este Siglo XXI. No podemos basarnos en el comercio ni en el turismo solamente; industrialmente la provincia de Cádiz, Jerez, no tiene límite, y la investigación en nuestra universidad es de las más motivadoras. En Barcelona tenemos en el Centro de Documentación y Museo textil, el primer prototipo de reintegración de tejidos con polímeros en cerámica u hormigón que próximamente se experimentará en Jerez, Tesis Doctoral que dirigí desde el Departamento de Ingeniería Mecánica y Diseño Industrial de la Escuela Superior de Ingeniería. No nos podemos irnos fuera, hay que motivar para que se “queden” las ideas entre nuestras “gentes” y la tolerancia en emprender hacia metas mayores.

Luis Gonzalo es Director de la Escuela de Arte de Cádiz y profesor de la Facultad de Ciencias. Ingeniería Química. UCA.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios