La ciudad de la historia por Eugenio J. Vega Geán y Fco. Antonio García Romero

El canal de Guadajabaque (II), el Memorial del año 1599 (al rey Felipe III)

En este capítulo de la historia del canal, presentamos el primer informe oficial del Cabildo de la ciudad dirigido a la Corona. En dicho informe se exponen la razones militares (defensa de la Flota de Indias), las razones económicas (menor tiempo en la llegada a Sevilla de la Flota), las razones sociales (aumento del nivel de vida de los habitantes del área de Jerez y mayor recaudación para la Corona), y las razones de seguridad (mayor capacidad de desagüe de las riadas que afectaban a Sevilla y seguridad de los buques, frente a la barra de Sanlúcar), que hacían aconsejable la construcción de un canal navegable que uniese los ríos Guadalquivir y Guadalete, a través de la única vía natural posible, que era el canal de Guadajabaque. Algunas partes del Memorial, no las he podido incluir, dadas las limitaciones físicas de un artículo. El presente texto ha sido extraído del libro cuarto de Historia de las antigüedades y memorias de la M.N. y M.L. Ciudad de Xerez de la Frontera, escrito por el historiador Bartolomé Gutiérrez, en el año de 1754.

Año 1599.

"El Rey Don Felipe 2° nuestro Señor con particular cuidado en los últimos años de su Reinado, trató de hacer Puerto a Xerez, para darle mas facilidad a la saca de sus frutos y acrecentarle el comercio y sus Reales rentas, que por esta falta se iba mirando y faltando los vecinos a la Ciudad; para esto libró sus Reales Cédulas; y después se trató de hacer Canal navegable, desde Guadalete hasta Guadalquivir; con lo cual se aplicaba poderoso socorro a esta necesidad y a otros que lo piden, como particularmente se dirá:

Presupónese que el año de 1.592 tenia Xerez 10.000 vecinos como parece por las diligencias y el informe que Don Fernando de Vera, Corregidor en ella, hizo para el acrecen­tamiento de varios Oficios que se vendieron: hoy no tiene 5.000 y con corta vecindad: vale el casco del Lugar por encabezamiento de Alcabalas 23. Cuentas y medio y algo mas; que se le bajó de Millones, Almojarifazgos, servicios ordinarios y extraordinarios; subsidios y escusados: tercias, cruzadas, mostrencos y estancos con las dichas Alcabalas, valen mas de 170.000 ducados; cado año estos pocos vecinos están sirviendo como si fueran pagados en 16 Compañías de milicias; y la Ciudad y algunos particulares de ella han hecho en muchas ocasiones. Conducción de Infantería para servir a V. M. en sus Armadas, Galeras, Presidio de Cádiz, Larache y Mámora; y para otras partes en los tiempos pasados.

Para que cesen estos daños y los que se causan por el mal despacho que en la Barca de Sanlúcar tienen las flotas y armadas, es caso preciso que estén en la Bahía de Cádiz, que cuando era de los Duques de Arcos los Sres. Reyes Católicos fundaron a Puerto Real, dándole muchas franquicias y exenciones a la jurisdicción de Xerez porque era de su término: y como porque por los bajíos que allí hay, no fue capaz (de ser construido) Puerto, después le quitó a Cádiz, dándole cierta recompensa en otros lugares; y siendo (Puerto Real) hoy de V. M. será razón siga el intento de sus predecesores, en lugar de su corona, señalado y privado Puerto para sus armadas, que con eso crecerá el Patrimonio Real particularmente en las tablas de almojarifazgo de Xerez y Cádiz; y no se puede dudar de la capacidad de la Bahía; pues hoy después de haberse detenido para poder salir de la Barra de Sanlúcar esperando que concurran agua con viento y ahora pasan aligerados con muy gran riesgo para acabar de hacer la carga: asistiendo en dicha Bahía el tiempo que esto a menester, que viene a no ser fundamento bastante, decir que no tienen seguridad de los enemigos las flotas en la Bahía; pues de cualquier suerte, acuden en ella.

Además de estas razones que cesan con los fuertes que se están fabricando en el Puntal y Matagorda; la costa que se hace con la dilación de la salida de Sanlúcar es notoria; y al riesgo que se exponen en el viaje por ir tarde; y el que hay a la vuelta, entrada y salida. Y para la correspondencia y trato con Xerez y Sevilla, es muy convenible abrir el canal desde Guadalquivir por donde dicen Puerto Franco, a dar a Guadajabaque, que pasa junto a Xerez y a las marismas de Asta, hasta entrar en Guadalquivir; de suerte, que desde la Bahía a Sevilla, se pueda comerciar una a otra parte; y las cosechas y plata, sin volver a salir con ellas a la mar, para tomar la Barra de Sanlúcar; con lo que se excusará el riesgo de ella y de los enemigos, podrá haber mas cuenta con las mercaderías, que los extranjeros traen y con lo que a estos Reinos viene y sacan de contrabando. También se sigue, que al rio Guadalquivir no se le quita agua; porque las crecientes de la mar, suben mas de 20 leguas; y el canal se ha de abrir tan cerca de ellas, que no le puede ser de inconveniente ni daño por lo mucho que de las mareas participará la vecindad.

Además, que como el agua que ha de tener el canal, no se divierte en larga distancia, ni se ha de gastar en riegos de la tierra, sino comunicada de uno a otro rio, casi en línea derecha, que puesto a nivel del fondo, tomará agua de entre ambos ríos mas o menos, según el viento de adonde corriere; porque Guadalete también entra en la mar y tiene crecientes de ella; y así antes se le dará mas fuerza a la que tiene Guadalquivir, por­que la tendrá por dos partes; y el canal se abrirá por la fuerza de las corrientes, que será como brazo de mar; y se podrá navegar con cualquier bajel a Sevilla. También se compadece con esto, que será preservada de las inundaciones que la ponen al riesgo que temen, haciéndose canal. A de con­siderar, que tiene (el canal) 3 leguas de largo, y aunque es llana la tie­rra, hace vertiente a una y otra parte como la mitad con al­guna eminencia en el medio, que se ha de cortar.

Las costas de gobierno tienen razones contrarias, que cuanto mayores, mas repugna en los cortos ánimos la empresa, como sigue en la utilidad ajena la envidia o el interés propio, hace torcer la voluntad a la razón; y cuando se diga que el gasto será de 300.000 ducados, nunca mucho se ha de reparar en que cueste poco: y en este sentido se puede decir, que no será ninguno; porque donde no hay materiales no puede ser muy costoso; y mas si echa la obra, es de provecho, lo vale en uno o dos años por cuyo respecto la comarca contribuirá, como lo ha hecho para obras públicas donde interesaban menos, y los mercaderes que tanto la están deseando; que con media por 100 en las mercaderías, se ha­rá con facilidad y breve tiempo:

La tierra es buena de cortar, baja y blanda sin peñas; y podrá Xerez dar la mayor parte de la que fuere menester, por ser de su término y común uso de sus vecinos.

-Suplica a V. M. en nombre de todos los inte­resados del reino, cuyo bien y aumento redunda en mayor servicio de V. M. que se sirva de mandarlo poner en ejecu­ción por la Junta de personas que convenga; y enviando de esta Corte a hacer las averiguaciones con quien sea práctico y sin sospecha, para que mas bien se cumpla con el servicio de V. M.".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios