"'Hoy no me puedo levantar' emociona allá donde va"

  • Los protagonistas del espectáculo, Carlos Benito (Mario) y Fernanda Castillo (María), hablan de la gira del montaje y de su "maravilloso" paso por la ciudad

Mario y María son los protagonistas del espectáculo 'Hoy no me puedo levantar', basado en las canciones del mítico grupo Mecano, que hasta mañana se representa en el Teatro Villamarta. Sus nombres reales son Carlos Benito y Fernanda Castillo, los más veteranos del musical ya que llevan en él desde que se estrenó en 2005. Fernanda es mexicana y Carlos de Madrid. Ella también protagonizó el mismo espectáculo pero en su tierra natal. Para él, es la segunda vez que viene a Jerez, ya visitó esta tierra con el musical 'Hello Dolly'.

Son nueve funciones, incluidos dobletes, las que se han puesto en marcha en el coliseo jerezano ante la calurosa acogida de público. "La verdad es que aunque en el estreno el público parece que estuvo más cortado, los días posteriores la cosa ha cambiado. Desde el primer instante la gente se volcó con nosotros. Estamos muy emocionados", cuenta Fernanda. "Creo que la gente viene a divertirse y es un espectáculo para eso, para que canten las canciones de Mecano y para que disfruten. Además, nos está haciendo un tiempo fantástico (ríe). Y eso que venimos de Las Palmas, y aquí está haciendo más calor que allí", asegura Carlos.

De gira por España desde hace unos meses, "la respuesta del público cambia en cada ciudad que vamos. Notamos cómo el humor varía y determinadas situaciones hacen más gracia en un lugar que en otro. Depende, claro, de la cultura de cada sitio. Bueno, aquí en Andalucía hemos tenido muy buena respuesta, pero en general, en todos los sitios, ha sido maravillosa. Y nos encanta que en cada sitio haya una forma diferente de aplaudir", comenta Fernanda, que es también la directora residente de espectáculo. "La respuesta -añade- diferente de cada lugar hace que los actores sigamos vivos en escena y atendiendo la reacción del público, viendo lo que gusta más, qué situaciones, dónde más el amor, dónde la amistad... Esto hace que cada función parezca la primera".

Así, los protagonistas aseguran que en Jerez han tenido especial respuesta con la canción 'Una rosa', "por eso de ser más flamenca". Hay que recordar que en el espectáculo se utilizan nombres de localidades propias de la zona como Torrecera o Villamartín, "es un regalo que hacemos a la ciudad para que, aunque la historia transcurra en Madrid, la sientan como algo que sucede aquí. Es interactuar con el público. Algo muy bonito". Fernanda apunta que este montaje "emociona en cualquier sitio. Lo he visto allí y lo estoy viendo aquí. Esta historia sigue poniendo de pie a todo aquel que la vea. Es una gran oportunidad ver cómo va cambiando la historia en cada país".

Tantos años en el musical ha significado "mucho" para sus protagonistas. "Hemos crecido con los personajes y como actores hemos ido aprendiendo nuevas cosas. Los personajes van madurando con nosotros", comenta Carlos, que tiene 30 años y que conoció casi de cerca lo que significó Mecano en la década de los 80 y 90 en España, "y bueno las letras ya me las sabía antes de empezar con el musical".

Tanta cantidad de horas en el escenario hace que sea necesaria la rotación de artistas para cada función, "pero te aseguro que todo, todo, todo es en directo. Y nos halaga que nos lo pregunten porque eso significa que lo hacemos bien" (sonríe Carlos), que recuerda luego cómo fueron los inicios, la selección para entrar a formar parte del espectáculo. "Fueron muy duros, tuve que hacer por lo menos, diez pruebas: de cante, baile, interpretación... Fueron supervisadas por Nacho Cano. Fue duro, pero con muchas satisfacciones".

Mario y María aseguran que los espectadores "nunca van a ver una misma función. Siempre son distintas porque además nosotros seguimos probando cosas en la misma línea del personaje, con la misma historia, y como actores tenemos nuestras herramientas para que siempre sea para nosotros como la primera vez. Así estamos más emocionados. Creo que es lo que debemos hacer los actores. La verdad es que es un proceso creativo que nunca termina".

Cuentan estos estos dos artistas que una de las escenas más complicadas del espectáculo es la de Laika, ya que lleva mucha técnica. Recuerdan además que los músicos están en la estructura, de hecho se descubren al final del montaje. "Hay también -cuenta Carlos- muchas escenas que requieren gran esfuerzo emocional, como la relación entre Colate (el otro protagonista) y Mario y también su amor por María. No hay mejor recompensa que la emoción del público". "Y este espectáculo dura lo que dura porque, además de ser un musical, lleva muchas canciones (35), coreografías, transiciones, muchos movimientos de escenografía... Lo maravilloso es que la gente lo ve desde fuera y piensa que es muy fácil. Está todo muy bien logrado. Queremos llevar al público a otra época a través de la música. No estamos escatimando en calidad", apunta Fernanda.

En cuanto a la estancia en Jerez, los actores se sienten "muy a gusto" en el Villamarta, "porque es un teatro en el que se puede interactuar muy bien con el público. Lo tenemos muy cerca. Y no es nada pequeño. La verdad es que es como si estuviéramos en casa, en Madrid, en la Gran Vía, porque allí también tenemos cerca al público, con quien creamos lazos".

Dicen los dos jóvenes actores también que cuando la gira acabe, sin fecha aún, (suspiran hondo, con pena) "es como si dejáramos a nuestra familia. Es que hemos vivido tantas cosas aquí... Pero nos gustaría que permaneciera muchos años en cartel y que nuevas generaciones vayan llenando los zapatos de los que estuvimos al principio. Y que este musical tenga la importancia que tiene se lo debemos a las canciones de Mecano y especialmente, al público".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios