Huppert 'sufre' en la Berlinale un duro cautiverio en nombre de Alá

  • La actriz francesa protagoniza la nueva película del filipino Brillante Mendoza, 'Captive'

Isabelle Huppert personificó ayer en la Berlinale el calvario de un cautiverio en nombre de Alá con 'Captive', el filme del filipino Brillante Mendoza que se sumerge en la situación extrema de un largo secuestro en la jungla, en manos de la guerrilla islámica Abu Sayaf. "No se trataba de actuar, sino de reaccionar. Rodamos casi sin guión, sin saber a qué lugar nos llevarían al día siguiente, dónde o cuándo oiríamos los siguientes disparos. Se trataba de sentir como siente un rehén", explicó Huppert, tras el pase del filme, anunciado entre los favoritos al Oso de Berlín.

A medio camino entre ficción y realidad, 'Captive' reconstruye "desde una perspectiva múltiple y con un afán de fidelidad casi microscópica", según Mendoza, cerca de un año de secuestro en la jungla. Huppert, una voluntaria y misionera cristiana en el filme, forma parte del grupo de huéspedes de diversas nacionalidades de un resort hotelero filipino que cae en poder de ese grupo, casi por error, puesto que la banda pretendía capturar a rehenes más "valiosos". Empieza para ellos un calvario, entre ríos infestados de sanguijuelas y acosados por los tiroteos del ejército, que combate a la guerrilla aparentemente sin miramientos hacia los rehenes.

'Captive' llegó a la Berlinale inmerso en el eje temático elegido por el director del festival, Dieter Kosslick, para esta edición: las revueltas árabes, desde sus raíces a los conflictos del poscolonialismo, pasando por el fundamentalismo islámico.

El durísimo filme de Mendoza compartió la jornada de competición con 'Meteora', una bellísima cinta rodada en ese monasterio ortodoxo, dirigida por el grecocolombiano Spiros Stathoulopoulos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios