LA CRÍTICA cine

Imposible resistirse

  • El musical inspirado en las canciones de ABBA apura entre hoy y mañana sus últimas cuatro funciones el Teatro Villamarta

'Mamma mia!' Dirección: Phyllida Lloyd. Coreografía: Anthony Van Laast. Diseño de producción: Mark Thompson. Reparto: Nina (Donna), Clara Altarriba (Sophie), Carlos Solano (Sky), Eva Diago (Rosie), Olga Hueso (Tanya), Albert Muntanyola (Sam), Nando González (Javi) y Paul Berrondo (Bruno). Teatro Villamarta. Jueves 9 de junio, 21 horas.

J.P. Lobato Jerez

Pocas veces un eslogan tiene tanta razón. El de 'Mamma Mia!' era simple y llamativo: "¿Cómo resistirte?". La transcendencia y el buen hacer llevado a cabo hace años por ABBA en lo musical se une a la magia de un guión y unas actrices extraordinarias para hacer de esta obra un caramelito completamente irresistible que ya han presenciado más de cuarenta millones de persona en el mundo y que hasta mañana domingo le toca a Jerez.

Un total de 26 canciones compone el libreto de esta obra con dos actos completamente diferenciados. La primera parte de este musical es locura, desenfreno y añoranza desde el momento en que la veinteañera Sophie (Clara Altarriba) surca por el diario de Donna (Nina), su madre, en busca de la identidad de su padre. Símbolo de libertad de los 70, se encuentra con que son tres, a los que invita a la boda en una paradisíaca isla de Grecia con esperanza de volver a encontrarlos. Extraordinario papel el de las dos mejores amigas de Donna, Tanya (Olga Hueso) y Rosie (Eva Diago), en las que recae el papel más cómico de la obra. Las tres componen el trío musical 'Donna y las Dynamos', que desempolvan tras su reencuentro.

Grandes números de baile componen esta parte, donde el cuerpo artístico del musical deja con la boca abierta gracias a las coreografías de sobresalientes números como 'Money, money, money', 'Mamma mia', 'Dancing Queen', 'Super trouper', 'Dame! Dame! Dame!' (adaptación de 'Gimme! Gimme! Gimme!) y 'Voulez vous'. Coreografías con todo el cuerpo de baile que juegan a luces y sombras para crear profundidad y continuo movimiento.

Durante la segunda parte recaen los momentos más dramáticos, y por ende, de más desgarro vocal. En esta parte, Donna se da cuenta realmente del plan de su hija para encontrar a su padre y vuelven a aflorar los sentimientos acerca de juventud. Destacable mención de 'Va todo al ganador', donde Nina clava todos los registros de su voz, una de los más destacadas del panorama musical. El contrapunto cómico vuelven a ponerlo sobre la mesa Tanya y Rosie, con los dos números más picantes de todo el repertorio, '¿Sabe tu mamá dónde estás?' y 'Te has fijado en mí'. Tras la boda y un desenlace que mejor no destripar para los que vayan a ver entre hoy y mañana la obra en sus dos últimas funciones, el musical acaba -tras doler las manos al público de escribir- en formato concierto, donde todo el equipo canta reprises de 'Mamma mia' y 'Dancing Queen' además de la versión original de la eurovisiva 'Waterloo'.

Con esta producción, la compañía Stage, la productora del espectáculo, se aleja de otros musicales de su cartera como 'Los miserables' o 'El Rey León' en cuanto a la escenografía. En 'Mamma Mia!' todo gira en torno a dos piezas centrales en forma de semi círculo que cambia continuamente para dar forma a las distintas estancias donde ocurre cada escena. Estos cambios, así como la entrada y salida del atrezo (sillas, mesas, barra de chiringuito, barco, camas...) se hace a vista de público a través del cuerpo de baile y los protagonistas. Minimalismo, solo en apariencia, que termina haciendo grande cada escena gracias a la coreografía que hay delante y detrás de la cámara, así como la música de ABBA, que enlaza todo el guión. El vestuario juega un papel muy importante en esta obra, inspirada en los 70 más puros (vaqueros y tops de llamativos estampados) y pop (plataformas y cristales de Swarovski).

Sin embargo, esta producción no se entiende sin la participación de Nina. Más de siete años interpretando a Donna han hecho que la actriz haya hecho suyo el papel de una forma magistral que engrandece aún más la obra, que en España ya ha superado las 3.000 representaciones (solo 200 de esta última gira). En esta ocasión, además, está acompañada por un cuerpo de actores a la altura de las circunstancias, cosa que hacía que prácticamente tras cada número musical el público del Teatro Villamarta se deshiciera en vítores y aplausos, más aún en momentos flamencos y con la incorporación de algún diálogo sobre calles jerezanas. Lo dicho, prácticamente irresistible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios