Ismael Jordi triunfa en Valencia

  • El tenor jerezano dio el sábado un recital de zarzuela junto a Carlos Álvarez

El pasado día 19 de abril se celebró en el Auditorio del Palau de les Arts de Valencia un recital de zarzuela con lleno absoluto, 1.500 espectadores. Intervinieron la soprano sevillana, residente en Jerez, Rocío Ignacio, el tenor jerezano Ismael Jordi y el barítono malagueño Carlos Álvarez, un año después del encuentro de Ismael y Carlos en el memorable concierto de zarzuela de Viena. El auditorio se ubica justo encima de la sala principal del Palau, donde normalmente se representan las óperas. De aspecto espectacular, es obra, como todo el Palau, del arquitecto valenciano Santiago Calatrava. Sin embargo, una vez pasada la primera impresión resulta frío, mal iluminado, con pobre visibilidad y peor acústica.

El programa que incluyó preludios, romanzas y dúos de Chapí, Guerrero, Moreno Torroba, Guridi, Soutullo y Vert, Vives y Francisco Alonso, es representativo del repertorio de este género. Se inició con el preludio de "El tambor del granadero" de Ruperto Chapí para a continuación dar paso a la actuación de los cantantes solistas.

Carlos Álvarez es una estrella actual de la lírica y lo demostró sobradamente, destacando su romanza de La Canción del Olvido "Junto al puente de la peña" cantada de forma magistral. Su peculiar timbre, su fuerza interpretativa estuvieron presentes en el audirori aunque sin la rotundidad y entrega de otras ocasiones.

Rocío Ignacio, joven soprano de impecable presencia, acompañó a Carlos Álvarez en los dúos de "El Caserío" y "La del manojo de rosas", cantó la romanza de Marina "Pensar en él" y el terceto de la misma obra, todo de manera correcta.

Para Ismael Jordi era su presentación en Valencia, una oportunidad que quería aprovechar y bien que lo consiguió. Para ello eligió las romanzas de tenor más famosas del repertorio de zarzuela, las más vistosas, las de mayor dificultad y las que más han cantado los "grandes", lo que supuso un gran riesgo añadido. Abrió el turno de solistas con una magnifica interpretación de "Raquel" de "El Huésped del sevillano" de Jacinto Guerrero, para continuar con la romanza "Bella enamorada" de "El último romántico de Soutullo y Vert" y "Por el humo se sabe donde está el fuego" de "Doña Francisquita" de Amadeo Vives, todo en la primera parte, convirtiendo su actuación en lo mejor de la noche.

En la segunda parte cantó "No puede ser" de La tabernera del puerto de Pablo Sorozábal y el terceto de Marina "Ya estamos a bordo, ¡valiente huracán!" Vimos a Jordi preciso, sin alardes, con seguridad, buena dicción, magnifico fraseo y agudos brillantes. Además con la habilidad innata de "pellizcar" la sensibilidad del público y de emocionarlo.

La Orquesta de la Comunidad Valenciana es uno de los conjuntos de foso de mayor nivel de España, formada con mimo y medios por Lorin Maazel, lo demostró con su calidad y solvencia bien dirigidos por Juan José Ocón, ayudando al éxito musical de este evento. El Coro de la Generalitat acompañó en varias ocasiones a Carlos Álvarez y demostró, igualmente, su profesionalidad a pesar de su desatinada ubicación.

En resumen, una gran noche de zarzuela con el triunfo indiscutible de Ismael Jordi en la plaza lírica de moda, a la que seguro acudirá asiduamente en sus próximas temporadas de ópera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios