"Jerez es como la Maestranza, hay mucho miedo a cantar aquí"

  • José de la Tomasa exhibe su señorío y sapiencia artística en el ciclo Presencias Flamencas de la UCA

Comentarios 10

Repasar la vida de José de la Tomasa, un artista dentro y fuera del escenario, da mucho de sí, seguro que más que una hora. Sin embargo, el público que ayer llenó el Salón de Grados del Campus de Jerez disfrutó, casi sin darse cuenta del tiempo, de un acto entretenido y donde Manolo Naranjo, presentador del mismo, consiguió tocar la fibra y rebuscar acertadamente entre la privilegiada memoria del protagonista. Porque detrás del cantaor sevillano hay toda una historia de vivencias, curiosidades y detalles que convierten a un simple conversación en todo un acontecimiento.

José echó la vista atrás para recordar aquella infancia en El Corral del Moro de Sevilla "donde vivían gente como El Gloria, Pepe Torre o La Moreno, a los que se veía al tomar el fresco en las casapuertas", apuntó. "Era un sitio de arte y de gracia, en el que había fatigas, claro está, y sobre todo picaresca".

Dentro de sus miles de anécdotas, el artista se refirió a sus comienzos "como telonero de Triana, aunque a Jesús de la Rosa no le gustaba que me llamasen así. Él quería que la gente conociese de dónde venía su música por eso me pedía que cantara alegrías, martinetes y bulerías", afirmó. "La gente me abucheaba-dijo entre risas-, era normal porque querían escuchar a Triana".

El cantaor aludió constantemente a su amor por Jerez, no en vano parte de sus genes pertenecen a esta tierra. No obstante, insistió más de una vez en un hecho: "Yo siento más por Jerez que Jerez por mí", admitió, y lanzó "sin ánimo de criticar", dijo, algún que otro dardo. "No entiendo por qué en Jerez se da el premio más importante del cante, el Premio Nacional, pero luego no te llaman ni para cantar, ni tan siquiera para dar una conferencia".

En su recorrido por su amplia trayectoria se acordó de figuras como Pulpón, José El Poeta, del Beni y como no, de Manuel Torre, al que considera "un genio, lo más grande que ha dado el cante". Asimismo, se refirió a su faceta como profesor durante quince años. "Antes no creía en eso, pero sirve, aunque siempre que se tengan facultades. De todos modos, del cante sólo se enseña un 40%, el resto no se puede enseñar". Al hablar del flamenco actual indicó de forma irónica que en el baile "ahora se suda mucho", y lamentó que "haya tantos imitadores" en el cante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios