reconocimiento Día del Instituto de Academias

Jerez hace de anfitriona para las academias de toda Andalucía

  • La jornada fue un homenaje a Francisco Fernández García-Figueras, que recibió la medalla de honor

Alrededor de cincuenta académicos, pertenecientes a las 24 academias de toda Andalucía, se reunieron ayer en Jerez para celebrar su Día del Instituto, un jornada que estuvo centrada especialmente al presidente emérito de la Real Academia de San Dionisio de Jerez, el psiquiatra Francisco Fernández García-Figueras, que recibió la medalla de honor del instituto. El solemne acto se celebró en el Cabildo antiguo, donde la alcaldesa Pilar Sánchez , en sus palabras de bienvenida, resaltó "la preponderancia de las ciencias, las artes y las letras en la cultura en general y especialmente en la cultura andaluza, en cuyo desarrollo, las academias juegan un importante papel".

Por su parte, el presidente de la Academia de San Dionisio, Joaquín Ortiz Tardío, que también dio la bienvenida a los académicos andaluces, destacó que García-Figueras "ha sabido mantener vivo el estilo, la estética y el rigor intelectual y científico de lo que significa una academia y ha conseguido posicionarla en un preferente lugar de prestigio en Andalucía".

Seguidamente fue el secretario general del Instituto y director de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba, Joaquín Criado Costa, quien leyó el acuerdo por el que se concede la medalla de honor de la Corporación a Francisco Fernández García-Figueras.

Posteriormente, el secretario general de la Academia de San Dionisio, Andrés Luis Cañadas Machado, hizo la laudatio de García-Figueras. Cañadas resaltó los méritos del homenajeado, a quien calificó como "una persona, fundamental para nuestra Real Corporación, que durante un cuarto de siglo ha desempeñado a favor de ella un impagable servicio de entrega a la misma, a los valores que las academias promueven y representan de rigor intelectual, fomento y difusión de las ciencias, las artes y las letras y promoción de aquellas personas que, por su aportación al universo cultural y especialmente en el ámbito de Jerez y en la provincia, se han hecho acreedoras a inscribir su nombre en nuestra nómina durante los últimos veinticinco años".

En su opinión, la figura de Francisco Fernández García-Figueras es "todo un ejemplo de entrega y dedicación al mundo académico andaluz, estará ya unida indisolublemente a esta Institución, ya que su contribución a la continuidad de la vida académica, a su engrandecimiento, a su consideración no solo entre los jerezanos sino en todo el ámbito de las academias andaluzas ha resultado decisiva para que, al cumplirse el sexagésimo tercer año de su existencia, puedan legítimamente ufanarse sus miembros de pertenecer a una corporación que cuenta no solo con una gran proyección sino con un bien ganado prestigio, debido en muy buena parte a quién se entrega hoy la mencionada medalla de honor del Instituto de Academias de Andalucía, precisamente y en gran medida por su apasionado quehacer al mundo que estas corporaciones - las academias - representan".

El presidente del Instituto de Academias de Andalucía, Gonzalo Piédrola de Angulo, fue quien le entregó la medalla a Fernández García-Figueras, quien en sus palabras de agradecimiento destacó que "la clínica psiquiátrica y el humanismo han sido el soporte de mi vida completada con una tarea de servicio a Jerez buceando siempre en los entresijos de su historia". Asimismo, expresó su "más honda satisfacción al observar que más de cuarenta años, teniendo por Norte el logro de una nueva sede académica alojada en un bello edificio, y de otra parte la articulación de una actividad académica constante abierta a la cultura universal, se convierten hoy en esta medalla de honor que colma el compromiso de un académico de a pie".

Tras la intervención del homenajeado, el académico numerario y catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Cádiz, José Luis García Ruiz, dio una charla sobre Jerez y el jerez, a la que siguió un recital de piano y violín a cargo del vicepresidente de la Academia de San Dionisio, Ángel Hortas y José Manuel Martínez Melero.

Cerró el acto Gonzalo Piédrola, quien además de felicitar al homenajeado, recordó la larga amistad que les una, ya que ambos estudiaron juntos en la Universidad. Tras el acto, hubo una comida en las bodegas Maestro Sierra y los académicos pudieron disfrutar también de una visita privada a la iglesia de San Miguel, donde la delegada municipal de Cultura, María Dolores Barroso, les ofreció una explicación sobre el templo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios