Mercedes Eguíbar Galarza. Periodista y escritora

"José María Pemán no era un político; él era un servidor de la patria"

  • La autora asturiana presenta hoy en el Casino Gaditano su biografía sobre el poeta, editada por Homolegens y titulada 'José María Pemán y Pemartín. Escritor oceánico y gran orador'

Comentarios 4

Mercedes Eguíbar, asturiana aunque criada desde muy pequeña en Madrid, ha estado buceando durante dos años en los archivos de Pemán en Cádiz. Su objetivo: escribir la biografía más completa posible del poeta, un libro editado por Homolegens que hoy, a las ocho de la tarde, se presenta en el Casino Gaditano. Con él trata de acercarse a Pemán literario, pero por encima de todo al Pemán persona.

-El próximo año se cumplen 30 años de la muerte de José María Pemán, ¿por qué se publica ahora una biografía? ¿Cómo se fraguó?

-Me llamaron de la editorial, el director, para preguntarme si quería escribir un libro, una biografía. Empezamos a pensar y me vino el nombre de Pemán. Le pareció fenomenal, estupendo. ¿Y por qué Pemán? Porque cuando tenía 12 ó 13 años, en el colegio de la Asunción de Madrid, representamos El divino impaciente. Yo hice de San Ignacio de Loyola. Vino Pemán, acompañado de su mujer, y me regaló un libro, que por cierto he perdido, con esta dedicatoria: "Niña, que nadie ensucie nunca estas aguas limpias". Me acuerdo perfectamente.

-¿Ha perdido usted el libro pero no ha olvidado la cita?

-Pero sé que el libro tiene que estar en algún sitio. De la dedicatoria no me olvidaré nunca.

-¿Cómo ha sido el proceso de confección del libro?

-Han sido dos años completos de trabajo. Yo no había leído prácticamente nada de Pemán. Estuve en el archivo de su casa de Cádiz, que es una joya. No está todo su archivo digitalizado, por lo que para mí ha sido un trabajo muy duro, durísimo.

-¿Y ha hablado también con su familia?

-Sí. Yo conocía muy poco a su familia, tan sólo un poco a su hija María José, que me ha ayudado muchísimo. A su hijo José María le pedí permiso para trabajar en el archivo. Y hablé con algunos miembros de la familia. Sus hijos y una nieta que estaba preparando una tesis sobre su abuelo. Yo he tenido de la familia Pemán todas las facilidades del mundo. Hablé después con Amparo Duque, la persona que estaba en el archivo, que, entusiasta de Pemán, me ayudó muchísimo. El archivo es impresionante.

-¿Qué aporta de nuevo esta biografía de Pemán, qué destacaría?

-Bueno, yo me planteé varias partes: su vida, su obra, porque no se pueden separar. Yo destacaría que Pemán no era un político. Pemán era un servidor de la patria, aunque ahora esto no se lleve. España para él era todo. Él acudía, cuando le llamaban, a todo lo relacionado con España. No es que él se metiera, sino que acudía porque le llamaban. Hay quien lo ha situado en la extrema derecha, y no es verdad. Lo que ha hecho es dentro de lo que él pensaba, su amor a España, escribir una serie de libros, obras de teatro, de poesía, reflejando los tiempos distintos en los que él había vivido, y naturalmente vinculado a las cosas y a lo que sucedía en España. Era imposible deshacerse de su tiempo.

Y una cosa muy, muy importante es que tiene amigos en todas partes. Sus amigos son todos los literatos, filósofos, músicos, todos los intelectuales de esa época tienen relación escrita con Pemán.

-El libro es enjundioso, tiene cerca de 500 páginas.

-Bueno, el original tenía más, tenía 800 páginas, pero la editorial me pidió que quitara unas 300, por razones económicas y para que guardara relación con la colección a la que pertenece. Pero las que quité se relacionan más con su obra. Escribir sobre la obra de Pemán requiere otro libro. Es una biografía en la que, necesariamente, se habla de sus obras más significativas.

-Decía antes usted que Pemán no era un político.

-Eso es muy importante, porque por eso está condenado, porque creen que es un fascista, que no lo es. En el libro se habla de su personalidad literaria: su primera poesía, que no es tan buena como la posterior, triunfa con El divino impaciente, mantiene relación con todos los artistas de la época, y una gran aportación suya es que es un gran orador, y le requieren por todas partes para que hable de lo que sea. Hay arengas de guerra, claro, por supuesto, pero también hay una cantidad de arengas cristianas en los templos de España.

-No sería político, ¿pero podríamos decir que se decantó por un bando en la guerra?

-No, él se decantó por España y, por supuesto, por don Juan, era monárquico puro.

-¿Y no apoya o justifica el alzamiento en el Poema de la Bestia y el Ángel?

-No, no lo justifica. Si se lee bien el poema ves que está en una guerra fratricida, pensando en unos y en otros, no en los nacionales; eso hay que estudiarlo. Es mentira, yo lo he leído como treinta veces y no encuentro por ninguna parte los nacionales y los rojos. Él es un hombre de su tiempo. Incluso hace una biografía de Franco, contando tal y como es Franco, y como no le gusta al general, no la deja publicar.

-¿Y afirma que está condenado?

-José María Pemán no sale en los libros de literatura de los colegios, y creo que es por esa idea clara de que era un franquista, y eso no es verdad. Fue una persona de su época. Creo que hay estudiar más al Pemán literario y dar la verdadera imagen de Pemán, que yo la inicio. Y soy la primera sorprendida. Era, sobre todo, un humanista, una persona buena, encantadora, simpática. Él ayudaba a todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios