Laurent Cantet gana la Palma de Oro para Francia con 'Entre les murs'

  • Benicio del Toro se hace con el galardón al mejor actor por su interpretación de Ernesto Che Guevara en 'Che', de Steven Soderbergh · La brasileña Sandra Corveloni consigue el premio a la mejor actriz

La Palma de Oro de la 61 edición del Festival de Cannes se quedó en Francia al conseguir ayer el codiciado galardón Entre les murs (Entre las paredes), de Laurent Cantet, una decisión adoptada por "unanimidad" del jurado, como también ocurrió con el galardón de mejor actor para Benicio del Toro, por su impresionante recreación del Che.

En el apartado femenino se reconoció el trabajo de la brasileña Sandra Corveloni, una madre que intenta sacar adelante a sus cuatro hijos -y viene otro en camino- en Linha de Passe, de Walter Salles, mientras que como mejor director se eligió la labor del turco Nuri Bilge Ceylan, por Uç Maymun (Los tres monos).

Con esta Palma de Oro, la palma de oro vuelve a Francia, país que no lo ganaba desde 1987, con Sous le soleil de Satan, de Maurice Pialat.

Cantet, de 46 años, fue seleccionado a última hora para completar la selección oficial del certamen. Autor de cintas como Recursos humanos (1999), dolorosa crónica ambientada en una fábrica en crisis; El empleo del tiempo (2001), centrada en el caso verídico de un hombre que perdió su empleo y durante años lo ocultó a su familia; y Bienvenidas al paraíso (2005), en torno al turismo sexual en Haití, el realizador vuelve en su cuarto largometraje a la realidad documental de su debut, en el que intérprete y personaje se funden en una sola persona. El cineasta nos encierra en un instituto mixto de enseñanza media de París, y en particular con un profesor de francés y sus alumnos de 14 y 15 años, a lo largo de un año escolar. La calle sólo se atisba unos instantes al principio, cuando el profesor llega al colegio el primer día de clase. El resto de la acción transcurre entre las cuatro paredes del colegio.

El director recibió el premio de manos del actor estadounidense Robert de Niro y acompañado por todos los jóvenes que protagonizan la película, que trata la problemática de la inmigración y la integración de los hijos de los inmigrantes en las escuelas francesas.

Cantet dedicó el premio a los "actores formidables" de su filme y explicó que la idea era hacer una película sobre la "sociedad francesa, múltiple, compleja, con fricciones ocasionales".

Por su parte, el turco Nuri Bilge Ceylan, a quién entregó el premio la actriz estadounidense Faye Dunaway, se mostró "sorprendido" y dedicó el galardón a su "maravilloso" país.

Con una gran ovación y el jurado, presidido por el actor y director estadounidense, Sean Penn, puesto en pie, Benicio Del Toro subió al escenario a recibir su premio al mejor actor por la película Che, y dijo que es un "sueño hecho realidad" y se lo dedicó "al hombre, Ernesto Che Guevara".

La actriz Sandra Corveloni no pudo asistir a la ceremonia ya que recientemente perdió el hijo que esperaba. En su nombre recogieron el premio a la mejor interpretación femenina los codirectores de su película, Walter Salles y Daniela Thomas.

El premio al mejor guión fue para los hermanos belgas Jean Pierre y Luc Dardenne por Le silence de Lorna, un drama sobre los problemas de la inmigración, mientras que el del jurado fue para Il Divo, un ácido retrato de Giulio Andreotti realizado por el italiano Paolo Sorrentino, que no se mostró demasiado entusiasmado con el galardón.

Y para Gomorra, del también italiano Matteo Garrone, el Gran Premio del Jurado por su cruda visión de la Camorra napolitana, premio que el director recibió diciendo tan sólo "gracias".

En cuanto al premio especial de la 61 edición del Festival de Cannes, fue para la actriz francesa Catherine Deneuve y para el director estadounidense Clint Eastwood "por toda una vida de trabajo". Ante la ausencia de Eastwood, sólo Deneuve subió a recibir su premio de manos del presidente del Jurado de la competición oficial, Sean Penn, quien destacó que en ambos casos se daba una combinación de trabajo, contribución y una escala de valores que continuará vigente "hoy y mañana".

Deneuve expresó su deseo de "continuar haciendo filmes tan divertidos como éste", en referencia a Un conte de Nöel, con el que estaba en la competición oficial de Cannes, "siempre que sigan existiendo directores tan especiales como Arnaud Desplechin".

La Cámara de Oro a la mejor ópera prima fue para Hunger, del británico Steve McQueen, que explicó que su película es sobre "gente en una situación de extrema presión y de qué hacemos ante eso". Por último, en el apartado de cortometrajes, ganó la rumana Megatron, de Marian Crisan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios