Lemonheads, leyendas del grunge, esta noche en Cádiz

  • La Bomba acoge el concierto de la banda de Evan Dando

Dulces por dentro, agrios por fuera, como los caramelos de limón, los Lemonheads del carismático Evan Dando, piedras angulares de la reencarnación del rocanrol que supuso el fugaz grunge allá por los ya remotos años noventa, protagonizan hoy en Cádiz el penúltimo capítulo del ciclo Open Provincia 2012, y acaso el más esperado a tenor de la expectación traducida en la retirada masiva de entradas gratuitas. Anoche tocaban en Mallorca y mañana lo harán en la sala El Sol de Madrid, donde han agotado las localidades. La magia, el caos, lo inesperado aguarda al público ávido del cóctel de pop, punk, country, la caña y la distorsión que los Lemonheads compartieron dos décadas atrás con Nirvana, Pearl Jam o Sonic Youth. Que les vayan Dando a los amantes del ruido melódico. Esta noche, a partir de las nueve, en el Aulario de la Bomba, otra oportunidad de detener el tiempo.

Los antecedentes más recientes ponen en guardia a los más recalcitrantes admiradores del legendario grupo, nacido en 1986 en Boston. Antes de su minigira hispana, que también pasará por Bilbao y Valladolid, el vehículo de expresión de Evan Dando ofreció luces y sombras a su paso por el festival Azkena de Vitoria. Cuentan que mantuvo en vilo a bajo y batería durante buena parte del concierto y que Gary Louris, precisamente el próximo cabeza de cartel que cerrará el ciclo auspiciado por Diputación y Universidad de Cádiz, subió para entonar en comandita Mrs. Robinson, la mítica pieza de Simon & Garfunkel que ayudó a Lemonheads a popularizarse en 1992. Gary Louris vive parte del año en El Puerto de Santa María, así que no se descarta una nueva aparición del líder de los Jayhawks, que el 1 de diciembre cantará en La Bomba junto a Mark Olson, la otra pieza clave del sensacional grupo americano. Cuentan, también, que Lemonheads decepcionaron un poco en Vitoria, en parte por la media hora de recital acústico que ofreció Dando en solitario, que cortó en seco la intensidad del concierto. Eso dicen algunas crónicas. Otras ensalzan la figura del peculiar guitarrista y cantante, un antidivo cuya carrera se ha visto salpicada por altibajos, problemas con las drogas, cambios constantes de miembros del grupo, escisiones y la reaparición. Un grupo que inicia su carrera con un álbum titulado Odia a tus amigos, pertenece a un mundo exclusivo, por así decirlo. El mismo grupo, mira tú por dónde, es capaz de editar un disco de versiones de piezas de Leonard Cohen, Townes Van Zandt o Christina Aguilera. Cosas del iconoclasta Dando, que suele lucir en guitarras y camisetas a sus ídolos: Elvis, Lou Reed, Hank Williams, Stones o Gram Parsons, y que combina caramelos de limón con proyectos paralelos.

Talluditos ya los estandartes del subgénero grunge, que enganchó a una generación de jóvenes a medio camino entre el punk y el rock duro, la llamada generación equis, queda la música, ocho discos en estudio en el caso de Lemonheads, entre ellos el reeditado It's a shame about Ray, y canciones emblemáticas como Into your arms. Con Evan Dando, nunca se sabe si esta noche sonarán grandes éxitos o tremendos fracasos. La trayectoria del artista funambulista y el grupo creado a su medida invitan a prepararse para cualquier cosa, quizá ambas cosas o ninguna. De todo menos indiferencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios