Flamenco

Lydia Cabello pone a orear su 'Maera Vieja'

  • La bailaora gaditana cerrará la final del Concurso Nacional de Cante por Alegrías de la Peña Enrique El Mellizo

Es apenas su segunda creación, pero con Maera Vieja la bailaora del Barrio Santa María, además de encontrar muchas sensaciones tanto en lo artístico como en lo personal, está proyectando su carrera con compañía propia. No hace mucho, estuvo representándola en Costa Rica con gran éxito y, el próximo sábado, marcha a Italia para una gira por cinco ciudades de la Toscana, dentro de la programación internacional Siete Soles, Siete Lunas. Un día antes, justo la noche del viernes 18 de julio, ofrecerá en el Baluarte de La Candelaria una versión reducida del mismo espectáculo cerrando la final del Concurso Nacional de Cante por Alegrías que organiza la Peña Enrique El Mellizo junto al Ayuntamiento gaditano. A esas citas hay que sumarles las de Arcos (4 de agosto), las de la Expo de Zaragoza, con fechas en agosto y septiembre, más otras posteriores en Francia y Bélgica.

Antes de Maera Vieja, Lydia había producido la obra Recordándote, un emotivo trabajo que aún le pone los ojos brillantes de sólo evocarlo. Se trataba de un homenaje a su padre, fallecido tan sólo unos meses antes, y que se fue sin haberla visto como él quería, sobre las tablas del Gran Teatro Falla liderando un espectáculo propio. Con la rabia y el dolor de la pérdida aún vivos, Lydia se rodeó de artistas amigos para dar cuerpo al proyecto y cumplir -aunque fuese de manera póstuma- el sueño de su padre. Durante un par de meses, se encerró en las antiguas instalaciones del Conservatorio de Danza en el Colegio Campo del Sur, puso en pie el espectáculo y alquiló con su propio dinero el Falla para representarlo. La emotividad de la obra le hace recordar que "en vez de programas, lo que tendría que haber repartido eran pañuelos". La obra solamente se hizo en una ocasión, el 28 de octubre de 2003, pero de ella existe una grabación que está disponible contactando con la dirección de su academia, www.escueladebailelydiacabello.com.

Maera Vieja nace de una forma casual, aunque también es el resultado de un trabajo continuado que le hace estar "siempre montando cosas". El caso es que un día Rocío Fernández, responsable del Centro Flamenco de La Merced, le propuso una actuación a puerta cerrada para unos invitados costarricenses. Para la ocasión montó unas alegrías y unos tangos bailados en compañía del bailaor Cuqui Santiago y, después de esa actuación, vino la invitación de viajar a Costa Rica con su compañía. Nació de esa forma esta obra con la intención de ofrecer "algo antiguo pero fresco a la vez". Lydia explica que el concepto juega con la nobleza de lo viejo y de lo añejo, de la madera vieja de la que también pueden salir nuevas ramas. O con el símil del vino que se envejece en madera con solera y que, luego, puede recibir el vino nuevo. En la idea y en el nombre trabajaron ella misma y su esposo, el cantaor Emilio Florido.

La obra completa se inicia con una tanda de cantiñas -que incluyen mirabrás, romeras y alegrías- a cargo de los cantaores y cantaoras que, habitualmente son Samara Montañés, Pilar Villar, Raúl Gálvez, Paco Reyes y May Fernández. Tras ello, llega el baile, una coreografía de tangos que inician al compás de unos bastones Lydia y Cuqui Santiago. Volverá el cante de la mano de Samara, que interpreta el tango Volver por bulerías, para abordar a continuación uno de los momentos de los que Lydia se siente más orgullosa. Es el baile de zorongo, que ella piensa que estaba un tanto olvidado y que ofrece como una muestra de lo antiguo renovado. También una reivindicación de la tradición son los tanguillos que Paco Reyes interpreta a continuación y que quieren ser un homenaje a Chano Lobato. Por último, y quizás como no podía ser de otra forma, Lydia regala un baile por alegrías con bata de cola y mantón. Todo ello, antes del fin de fiesta en la que participa toda la compañía. En ella, además de los citados, está Joaquín Linera Niño La Leo y Miguel Ramos en las guitarras, con la colaboración en ocasiones de Nono García. Carlos Villoslada (saxo y flauta), Emilio (violín) y Edu Gómez (percusión).

En la actuación del próximo viernes el cuadro ofrecerá una versión algo más reducida del espectáculo en el que no faltarán las alegrías, imprescindibles en esa ocasión, y los tangos en los que, en vez de Cuqui Santiago, bailará Daniel Santares.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios