Medio siglo del arte de Luis Gonzalo y un siglo para la Escuela de Artes

  • El pintor jerezano afincado en Cádiz presentó ayer en los Museos de La Atalaya su libro 'Arquitectura entre muros y papel', donde rememora cincuenta años de trayectoria profesional

Comentarios 4

El salón de actos de los Museos de La Atalaya se vistió ayer de colores, los colores de Luis Gonzalo, para la presentación del libro de este artista jerezano afincado en Cádiz, 'Arquitectura entre muros y papel'. En este libro, Gonzalo hace un recorrido por sus cincuenta años de trayectoria artística. En las paredes podían verse proyectadas algunas de sus obras más importantes, y sobre un caballete, el cuadro 'Tauromaquia' que ha donado a la Escuela de Artes Plásticas y Diseño. El motivo de este regalo es el centenario de este centro por donde han pasado generaciones de artistas jerezanos y, de hecho, el de ayer fue el primero de los actos de conmemoración. Como no podía ser menos, allí estuvieron, entre otros, el director de la escuela y coordinador del suplemento de Educación de Diario de Jerez, Domingo Martínez, el crítico de arte del Grupo Joly, Bernardo Palomo, que ha realizado el prólogo, y el delegado municipal de Educación, Juan Salguero.

Gonzalo explicó que "la idea de este libro surgió porque un grupo de amigos quería que narrara toda mi trayectoria artística. Me puse a escribirlo con ayuda de todos ellos, que incluyen una serie de artículos, y yo empiezo a trabajarlo porque quiero rendir homenaje a mis orígenes aquí en Jerez. Aunque nací en Jerez mis primeros años los pasé junto a la ermita del Mimbral, en San José del Valle, donde mi padre era maestro de escuela en una época de posguerra". El libro incluye, aparte de una extensa bibliografía para estudiosos, los murales que Gonzalo hizo para la iglesia de La Inmaculada de Jerez, unos murales sobre los que dentro de unos días se lee una tesis doctoral. La tesis ha sido realizada por Belén González. Según el artista, este libro "también es una forma de agradecerle a Jerez y a la Escuela de Artes, donde tuve mis principios hace ya muchísimos años. Tuve profesores como Fernández Lira, Manolo Daza, Vicente Chamorro, Padilla, Gonzalo Martínez Andrades... La flor y nata del arte jerezano de los años 50, 60 y 70".

Sobre su evolución artística, explicó que "comencé sacrificándome y sufriendo mucho con el lápiz, en la figuración, hasta terminar en una lírica poética. Ahora estoy trabajando fundamentalmente en murales y reformando patrimonio". Gonzalo anunció asimismo que en junio va a realizar una exposición retrospectiva sobre su obra en el Alcázar con unas cuatrocientas obras. Además donará cien serigrafías al Ayuntamiento y otras obras a la Unión de Hermandades y a su Hermandad, La Candelaria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios